Último adiós al agente de 'Cala Cortina' fallecido

Agentes de la Policía Local meten el ferétro de Gregorio en el coche fúnebre./
Agentes de la Policía Local meten el ferétro de Gregorio en el coche fúnebre.

Numerosos parientes, allegados, agentes de la Policía Local y compañeros de la Comisaría rindieron homenaje a Gregorio Javier esta mañana en el Tanatorio Estavesa

LVCARTAGENA

Familiares, amigos y compañeros de profesión dieron esta mañana el último adiós a Gregorio Javier G. M., el policía nacional de Cartagena imputado por el 'caso Cala Cortina', la desaparición y muerte del vecino de Las Seiscientas Diego Pérez.

El cadáver del agente, quien cumplía prisión preventiva desde hace un año en la cárcel de seguridad de Estremera, en Madrid, fue trasladado ayer hasta Cartagena desde la capital de España. Allí le fue practicada la autopsia, que según fuentes judiciales confirmó que sufrió una pancreatitis.

Numerosos parientes, allegados y funcionarios de la Comisaría acudieron ayer al Tanatorio Estavesa, donde quedó instalada la capilla ardiente con el cuerpo del policía, que tenía unos 40 años.

Sin permiso para asistir

Esta mañana se celebró un acto de despedida a Gregorio Javier, a las diez y media en el citado tanatorio. La jueza del caso denegó el permiso para ir al funeral solicitado por los otros 5 policías encarcelados por los presuntos delitos de detención ilegal y de asesinato.

La magistrada se basa en la premura que exigía organizar sus traslados desde Estremera (en un caso) y desde una cárcel de Castellón (en los otros cuatro), y porque no se podía garantizar la seguridad e intimidad del sepelio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos