Evitan subir la tasa de la basura en 2016 y optan por congelarla

El Gobierno local rectifica sobre su anuncio de que el 'sello' del coche bajaría hasta un 17% y deja la rebaja en un 10% porque las cuentas no le cuadran

E. R. K. / J. A. G.CARTAGENA

En una accidentada Junta de Gobierno Local, que tuvo que ser interrumpida y que duró más de lo previsto por la falta de un informe y por las dudas a la hora de cuadrar las cuentas, el Ejecutivo tuvo que rectificar ayer su plan de rebajar hasta un 17% el impuesto de vehículos de tracción mecánica (conocido como el 'sello'). Al final, se quedó en un 10% la disminución planteada por la concejal de Hacienda, Isabel García, y autorizada por el conjunto de ediles de Movimiento Ciudadano (MC) y del PSOE, liderados de manera respectiva por el alcalde, José López, y la vicealcaldesa, Ana Belén Castejón.

La sesión, en la que se abordó la modificación de las ordenanzas fiscales para el próximo año, empezó a las once de la mañana pero tuvo que ser detenida al cabo de una hora y media. Luego, se reanudó a las dos de la tarde y finalizó pasadas las tres.

Entre otras cosas, faltaba un informe vinculante del Consejo Económico y Social, que incluyó una observación respecto al plan de pago fraccionado de tributos. Según explicó un portavoz municipal, los expertos de este órgano municipal expusieron dudas sobre la posibilidad de que los vecinos abonen en varios plazos el 'sello' y la 'contribución', es decir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). En concreto, creen que puede generar al Ayuntamiento problemas de liquidez, pues la recaudación no se hará de una sola vez sino en tandas.

El Gobierno siguió adelante, en cualquier caso, con su plan al entender que se trata de una «experiencia piloto» que puede ser muy positiva para favorecer el desembolso a los vecinos con menos recursos, y que en todo caso no se espera un número de peticiones tan alto como para crear dificultades en cuanto al dinero disponible en la caja única de la institución.

Asimismo, la Junta de Gobierno aprobó la congelación de la tasa de recogida y tratamiento de la basura, lo que en la práctica supone una rebaja dado que el Ayuntamiento aprobó una subida del 5,5% dentro del plan de saneamiento. Este programa, supervisado por el Ministerio de Hacienda, obliga a conseguir el equilibrio entre el coste del servicio y los ingresos obtenidos para mantenerlo.

Según las fuentes consultadas, el mantenimiento de la tasa es posible gracias a un acuerdo del alcalde y concejal de Infraestructuras, José López, con la empresa mixta Lhicarsa (formada por FCC y el Ayuntamiento) para ajustar los costes del servicio.

La edil de Hacienda informó de que estos acuerdos deberán ser ratificados por el Pleno municipal, y destacó «que no habrá subidas de tasas ni de impuestos el próximo ejercicio», sino « algunas bajadas».

En cuanto al IBI, que el Gobierno no bajará pese a lo prometido, García señaló que «no subirá a pesar del aumento de los valores catastrales de las viviendas». Añadió que se mantendrá también el impuesto de plusvalías y que el impuesto de actividades económicas (IAE) se actualizará una décima, tal y como recoge el plan de ajuste. El resto de tasas de servicios experimentarán una bajada generalizada del 0,4%, correspondiente al IPC interanual.

Terrazas, perrera y avales

Además, como había demandado el sector de la hostelería, habrá una caída de los cargos por la instalación de sombrillas, toldos y vuelos sobre la vía pública que pagan los titulares de las terrazas: bajarán del 35% al 15%.

También se aplicará un prorrateo mensual de esta tasa por ocupación de la vía pública cuando se haya altas y bajas, y su plazo de devengo se ampliará del 5 de agosto al 5 de septiembre. Asimismo, se eliminará la actual tasa que cobra la perrera por la adopción de animales domésticos, y no habrá que presentar avales para solicitar el aplazamiento de deudas tributarias inferiores a 18.000 euros.