Moisés Domínguez y el miliciano de Capa

Célebre fotografía de un miliciano republicano alcanzado por un disparo en la Guerra Civil Española, tomada por Robert Capa. /
Célebre fotografía de un miliciano republicano alcanzado por un disparo en la Guerra Civil Española, tomada por Robert Capa.

JOSÉ SÁNCHEZ CONESA

Moisés Domínguez Núñez es un cartagenero nacido en Madrid en 1968, aunque su familia procede de Almendral (Badajoz). Es historiador especialista en la Guerra Civil en Extremadura y graduado social, con despacho abierto en Pozo Estrecho. Su padre es militar, destinado a Cartagena en 1978.

Así lo cuenta el propio Moisés: «El nuevo destino fue la inhóspita batería de costa de Castillitos, con su estilo neoclásico y sus cañones Vickers. Para acceder a aquel paraíso había que subir una pista de tierra. Mi madre, cuando vio aquello, casi le dio un patatús. En la tele solo veíamos la TV Marroquí. Cuando jugábamos al balón y se caía al barranco, se daba por perdido. Tan alejados estábamos de la civilización que eran los soldados los que nos daban clase junto a los militares analfabetos. Nuestras mesas aún disponían de tinteros y aún recuerdo el único teléfono del que se disponía, al que había que dar cuerda para poder hablar. Allí tuve la gran fortuna de conocer al entonces capitán Don Vicente Lozano Sauquillo, conocido economista y persona maravillosa. Hoy es lamentable el estado en el que se encuentra aquel rincón de Cartagena. En una ocasión solicité la actuación del Defensor del Pueblo para que se conservaran los símbolos nacionales que allí destacan. Parece ser que me hicieron caso. Es uno de mis lugares favoritos, donde suelo perderme con mi 'icue' y mi esposa».

Moisés Domínguez fue galardonado con el premio Arturo Barea en el año 2006 por la obra 'Tiempo perdido. La Guerra Civil en Almendral, 1936-1939', publicada por la Diputación Provincial de Badajoz en 2007. Escribió, junto con los historiadores Francisco Pilo Ortiz y Fernando de la Iglesia Ruiz, las obras 'La matanza de Badajoz ante los muros de la propaganda', en 2010, y 'La Columna Relámpago', en 2014, editada por Libros Libres y Diego Marín Editores respectivamente.

En el año 2015 publicó 'Una Visión Histórica en el Badajoz Rojo', editada por Círculo Rojo y 'En Busca del General Balmes', editada por Librería Hispania Ediciones. Además, también participó en el libro 'Extremadura: de la República a la España de Franco', en 2012, de Ediciones Barbarroja, coordinado por Ángel David Martín Rubio y en 'La Otra Memoria', que edita Acta, en 2011. Moisés también solicitó protección para el valenciano que se habla en algunos pueblos de Yecla y consiguió que la Comunidad Valenciana financiara esa enseñanza.

Célebre fotografía

Este cartagenero, que estudió en el colegio de José María Lapuerta, se formó en el Instituto Jiménez de la Espada y realizó Graduado Social en la Academia Pérez de Lema. También colaboró en diversas revistas especializadas. Como ponente, concurrió a diversos encuentros y congresos, tales como el Congreso Internacional sobre la República y Guerra Civil, organizado por la Universidad CEU San Pablo o la Jornada de Novela Histórica en Cartagena.

Quizá, la fotografía más famosa de nuestra Guerra Civil sea 'Muerte de un miliciano', del fotógrafo húngaro Robert Capa (1913-1954), un artista de la imagen antifascista cuya cámara dio testimonio de la barbarie de numerosas guerras. Se supuso durante mucho tiempo que la instantánea fue tomada en Cerro Muriano, un paraje de Córdoba, pero en realidad se trata de los campos de la localidad de Espejo, en la misma provincia.

Mucho se ha especulado sobre un hipotético montaje, al explicar que el soldado no muere realmente. Incluso se propuso que el miliciano caído en combate era un anarquista de Alcoy, militante de CNT, llamado Federico Borell García, 'El Taíno'. Se demostró que no era así, pero Moisés sostiene la posibilidad de que se trata de un murciano debido a que en septiembre de 1936, la foto está fechada el día 5 de ese mes y año, se encontraban en el pueblo de Espejo soldados procedentes de las pedanías murcianas de La Alberca y El Palmar.

El miliciano derribado viste camisa blanca con botonadura negra, vestimenta típica de los trabajadores de la huerta, pantalón gris, calza alpargatas y sobre su torso una faltriquera o bolso de costado de género de jarapa, tela tradicional lorquina.

¿Es un murciano?

Por ello nos deja su correo electrónico por si alguna persona de edad o familiar lo reconoce (moycue@gmail.com). Moisés nunca abandona sus pesquisas hasta encontrarse con la verdad, le guste a la izquierda o a la derecha. Eso le ha llevado a establecer comunicación con prestigiosos historiadores, como Paul Preston y Santley G. Payne, y con el fotógrafo Stuart Franklin.