«Deseo que la próxima vez que se incendie la Asamblea el Rosell esté cerrado»

José López, frente al Santa Lucía./
José López, frente al Santa Lucía.

El alcalde de Cartagena denuncia que los enfermos afectados por el fuego en el Santa Lucía no fueron trasladados al otro hospital por los recortes

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

«No es más que desear, por una vez, que la próxima vez que haya un incendio en la Asamblea el Rosell esté cerrado. Solamente desearles eso». Con esta incendiaria declaración, precisamente frente a la fachada del Hospital Santa Lucía calcinada ayer por un fuego, se despachó en la mañana de este martes el alcalde de Cartagena, José López, contra el Gobierno regional por los recortes en materia de Sanidad que, según dijo, están costando la vida a los vecinos de la comarca. Literalmente el regidor acusó a los responsables de la Comunidad de «matar» a los cartageneros al disminuir el gasto en el Área de Salud. José López manifestó que «los políticos de la Asamblea están jugando con los ciudadanos, están matando al ciudadano con esas políticas, lo que pasa es que lo tapa la tierra».

El alcalde hizo un paralelismo, tras denunciar que los 27 pacientes evacuados ayer por el incendio en la cuarta planta del Santa Lucía no pudieron ser trasladados al Rosell por la falta de servicios en este último edificio. López advirtió, asimismo, del riesgo de que haya un nuevo incendio en la fachada del Santa Lucía, debido al tipo de material con que está construido. Los investigadores creen que el fuego se originó por la reacción de una colilla mal apagada con el recubrimiento de caucho y poliespán.

El alcalde afirmó que los pacientes fallecen en el traslado al Hospital La Arrixaca de Murcia, cuando sufren un infarto y no hay especialistas en Cartagena; y que las niñas cartageneras son discriminadas al recibir una vacuna residual, de peor calidad, contra el virus del papiloma. Ante este panorama, José López animó a los políticos murcianos a que prueben con administrar a sus hijas estas últimas vacunas e insinuó que los diputados del parlamento deberían sufrir en sus propias carnes la falta de servicios en el área de Urgencias del Rosells. Este edificio está situado a pocos metros de la sede de la Asamblea, en el Paseo Alfonso XIII de Cartagena, pero López denunció que la falta de especialistas obligan a ir o ser trasladado al Santa Lucía.

Con su referencia a un posible nuevo incendio en la Asamblea, el primer edil de Cartagena aludió al fuego que quemó varias estancias en 1992 durante las protestas de obreros del astillero de Navantia.

«¿Qué necesidad tenemos de cerrar una planta, cuando tenemos a poco más de un kilómetro el Rosell, que han estado vaciándolo de camas? ¿Cuál es el criterio? Al mismo tiempo, hacen ocho plantas en el Morales Meseguer, en Murcia, y un edificio de laboratorios en La Arrixaca», añadió el alcalde. Y vinculó los recortes sanitarios en Cartagena, con la necesidad de pagar sueldos a muchos políticos y a una presunta política de amiguismos.

 

Fotos

Vídeos