Drones para controlar los cultivos

Vuelo experimental de un dron sobre una estación agroalimentaria/
Vuelo experimental de un dron sobre una estación agroalimentaria

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cartagena y expertos holandeses miden el estado de las plantaciones y la erosión del suelo con la misma nave utilizada para analizar el deshielo de los glaciares en el Himalaya

LA VERDAD

La Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) está colaborando, a través de su Estación Agroalimentaria Tomás Ferro y de su empresa spin-off FutureWater, en vuelos experimentales con drones sobre terrenos agrícolas para comprobar el potencial de las fotografías aéreas para cuantificar las necesidades hídricas de los cultivos y los procesos de erosión en el Sureste de la Península.

Combinando la información de los canales verde, rojo e infrarrojo cercano de las fotografías tomadas por el dron logramos buenos indicadores del estado del cultivo: si está vigoroso, si padece estrés hídrico o si está afectado por plagas. Esta información permite al agricultor dar una respuesta inmediata a las necesidades de su plantación, explica Sergio Contreras, investigador de FutureWater, una consultoría científica en el ámbito de la gestión hídrica en la que participan docentes de la Politécnica de Cartagena.

Los drones, controlados por expertos de la compañía holandesa HiView, sobrevolaron este lunes la finca Tomás Ferro de la UPCT y una extensa plantación comercial de mandarinas, en el campo de Cartagena. En vuelos de 40 minutos se cubren terrenos de entre 50 y 100 hectáreas y en un día se cuenta con las imágenes procesadas, cuenta Johannes Hunink, de FutureWater.

La aeronave no tripulada realizó un programa de vuelo a 130 metros de altura y obtuvo fotografías con una resolución equivalente a 9 centímetros cuadrados. Este nivel de detalle permite conocer el índice de verdor de casi cada una de las hojas, a partir de sus pigmentos fotosintéticos y de su reflectividad, que denotan la cantidad de clorofila y la anatomía de las hojas, detalla Contreras.

Este jueves, los expertos se trasladan a las pedanías altas de Lorca, para colaborar en un proyecto que dirige Joris de Vente, investigador del Grupo de Erosión y Conservación del Suelo del CEBAS, y que estudia la pérdida de suelos en zonas de cultivo de secano. A partir de imágenes obtenidas con drones somos capaces de obtener con un detalle centimétrico la rugosidad y topografía del terreno y evaluar así la existencia de formas de erosión, añade Contreras.

Utilizando estas técnicas y con el mismo dron utilizado durante estos días, HiView está estudiando cómo el cambio climático está afectando al deshielo de los glaciares del Himalaya.

Los drones utilizados por HiView y FutureWater son de ala fija y fabricados con tecnología suiza. En España, el uso de drones para aplicaciones agronómicas es aún poco frecuente debido en parte a la ausencia de una regulación legal. En la actualidad el uso de esta tecnología está vinculado a proyectos de investigación de universidades y centros tecnológicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos