Una familia recibe los restos de su padre, muerto de hambre en prisión tras la guerra civil

El cartagenero Antonio Berenguer Trigo fue condenado y trasladado al penal de Valdenoceda, en Burgos, donde falleció a los 49 años

EFEBURGOS

Una familia cartagenera y otras diez de toda España recibieron ayer en Valdenoceda (Burgos) los restos de sus antepasados fallecidos en un antiguo penal de esa localidad, que fue uno de los más duros para presos republicanos, tras la guerra civil.

La Agrupación de Familiares y Amigos de Represaliados en Valnoceda precisa que el metalúrgico cartagenero Antonio Berenguer Trigo fue sometido tras la guerra a juicio sumarísimo sin garantías jurídicas, condenado y trasladado a Valdenoceda en vagones de ganado. Murió de hambre el 28 de marzo de 1941, a los 49 años, y dejó mujer y tres hijos, quienes donaron una muestra de saliva para identificar sus restos.

Datos oficiales señalan que 154 presos fallecieron en aquel penal en condiciones infrahumanas aunque pudieron ser muchos más.

Por otro lado, miembros de la Asociación de la Memoria Histórica de Cartagena protestaron ayer ante la iglesia de La Aljorra para exigir la retirada de su puerta el yugo y las flechas símbolo de Falange.

 

Fotos

Vídeos