«Al final os enchironan»

Imagen de la puesta a disposición judicial de los agentes investigados./
Imagen de la puesta a disposición judicial de los agentes investigados.

El volcado de los teléfonos que utilizaban los agentes de la Policía Nacional imputados en el crimen de Cala Cortina revela que algunos de ellos mostraban inquietud por lo ocurrido

EFE

El volcado de los teléfonos que utilizaban los agentes de la Policía Nacional que se encuentran en prisión desde el pasado octubre como presuntos autores de la muerte de Diego Pérez en Cala Cortina, Cartagena, ha revelado que en algunos de ellos existía inquietud por lo ocurrido.

El informe redactado por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía señala que especial relevancia ha tenido el estudio del contenido de los mensajes enviados o recibidos mediante aplicaciones de mensajería instantánea, por ser el medio utilizado de manera mayoritaria.

Al analizar los datos alojados en el teléfono móvil de uno de los agentes detenidos, J.C.M., los investigadores destacan un mensaje en un chat grupal en el que otro funcionario policial, tras escribir los nombres de otros dos presuntos participantes en los hechos, escribe "al final os enchironan".

Para la Unidad de Asuntos Internos el mensaje es relevante porque se produce el 25 de marzo pasado, el mismo día en que el cadáver de Diego Pérez apareció en la playa de Cala Cortina dos semanas después de haber sido trasladado al lugar por un coche patrulla en el que viajaban también dos de los detenidos.

"Parece desprenderse de ello -señala el documento- que el citado funcionario tenía conocimiento de la participación de ambos policías en algún incidente con Diego la última vez en la cual se vio con vida al entonces finado".

También destacan algunos mensajes de interés recogidos en el volcado de la terminal de móvil de otro agente imputado, R.A., que este cruza con otro funcionario de policía que presta sus servicios en la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano de la Comisaría de Cartagena.

Para los investigadores tiene interés porque la conversación se mantiene el 21 de marzo, poco días después de la desaparición del fallecido y, también, por el contenido de la misma.

En cuanto a esto último, "De estos mensajes -se lee en el informe, aportado ya en las diligencias judiciales- se desprende que el funcionario es conocedor de que varios agentes de policía, en una noche anterior, se llevaron a un individuo de 'paseo", el cual parece estar desaparecido en ese momento".

Y añade que "sabiendo plenamente el interlocutor que cuando hace referencia a 'paseo' quiere expresar que se llevaron al citado de las inmediaciones de su domicilio a un lugar apartado, tal y como reconocen los investigados en sus declaraciones policiales y judiciales".

Otra comunicación que se resalta es la que se produce al día siguiente de la aparición del cadáver en la playa y de ella se deduce que el mismo funcionario aludido antes tenía algo importante que decir a R.A., ya que le pide un "teléfono seguro", de lo que los investigadores concluyen que "la conversación no va a versar sobre temas lícitos".

Por otra parte, a las investigaciones que se llevan a cabo en un Juzgado de Instrucción de Cartagena ha sido incorporado también un informe de ADN sobre el análisis llevado a cabo de una colilla recogida en el lugar de los hechos.

El documento señala que se logró extraer una pequeña cantidad de ADN nuclear de la muestra, "pero no un perfil genético concluyente con valor identificativo".