Los Urrutias vuelve a zambullirse

Vecinos y veraneantes de Los Urrutias disfrutan de la playa. /
Vecinos y veraneantes de Los Urrutias disfrutan de la playa.

Los bañistas regresan a la playa, al terminar el Ayuntamiento y la Comunidad la limpieza de la arena y la retirada de las medusas

ANTONIO LÓPEZCartagena

Las sombrillas, las hamacas, las silletas, las palas y las colchonetas volvieron a verse ayer en la playa de Los Urrutias. Vecinos y veraneantes pudieron ya disfrutar de un buen baño sin temor a los roces de las medusas, después de tres días con el agua repleta de estos animales. El aspecto de la costa era muy diferente al del fin de semana. Mientras unos se daban un buen chapuzón, otros tomaban el sol, jugaban con un balón o tomaban una cerveza fría.

Los celentéreos apenas se dejaron ver a lo largo del día. Solo unos pocos en la zona playera frente a la plaza de la iglesia regresaron a la orilla. Y es que los servicios de limpieza contratados por la Comunidad Autónoma y por el Ayuntamiento hicieron que todo volviera a la normalidad, aunque no impidieron que las quejas de los vecinos se hicieran palpables.

«Hoy sí he bajado con los niños, pero porque he visto que lo estaban limpiando todo. Este fin de semana, al ver cómo estaba la playa de medusas, me fui a Mazarrón», comentó a este diario Andrés Jara, un empresario cartagenero.

Dos barcos de la Cofradía de pescadores de San Pedro del Pinatar estuvieron cuatro horas sacando las medusas que aún quedaban dentro de las zonas de baño. Mientras, operarios contratados por el Ayuntamiento de Cartagena recogían las que aún llegaban a la orilla.

«Ya no queda ni una. Las han quitado todas. Me he metido hasta el fondo de la red y está todo limpio. Creo que nunca he visto así el agua como hoy», contó Pilar Giménez, una turista de Barcelona, jubilada. Su esposo, Diego Fernández, explicó que no sabe aún si el año que viene volverá a alquilar la casa para veranear en Los Urrutias.

400 ejemplares en 100 metros

«Primero tengo que ver qué pasa de aquí a final de mes. Si se vuelve a repetir la misma situación del pasado fin de semana, creo que no volveré. Solo el sábado por la mañana y en un tramo de unos cien metros conté unos 400 ejemplares, la mayoría muertos», asegura.

El hedor casi insoportable del que los vecinos se quejaban el pasado lunes, ayer apenas ya se percibía. Y fueron muchos los que optaron por pasar el día junto al mar, todo lo contrario que el pasado fin de semana que apenas había vecinos y veraneantes.

Pero, a pesar de que la arena y el agua estaban ya libres de medusas, los vecinos no olvidan los tres días anteriores y aprovechan para sacar a relucir las carencias del pueblo. «Veraneo aquí desde hace 40 años y desde entonces esto va a peor. Al Ayuntamiento de Cartagena solo le interesa recaudar y no invierte nada. Seguro que la alcaldesa no se baña aquí», criticó Isabel Cárceles, una graduada social.

Junto a ella, un grupo de vecinos que tomaba el sol denunció la falta de un paseo marítimo, la ausencia de arena de playa en algunas zonas y de la inexistencia de papeleras, de zonas infantiles para los niños y, en definitiva, añadió Cárceles, «del olvido al que nos tienen sometidos desde Cartagena».