Las chirigotas se ponen muy serias

Los Sangochaos, ayer en El Batel. :: PABLO SÁNCHEZ / AGM/
Los Sangochaos, ayer en El Batel. :: PABLO SÁNCHEZ / AGM

La primera semifinal del concurso se llena de críticas a la situación del Mar Menor y le hace un retrato humorístico a la gestión del alcalde

E. R. K. / R. S.

El Mar Menor y sus problemas ambientales, la inmigración y la violencia de género fueron junto con las 'machadas' del alcalde, José López, en su primer año y medio de gestión en el Ayuntamiento, los temas principales de las rimas de las seis primeras chirigotas a concurso en el certamen Ciudad de Cartagena, en el Auditorio El Batel. Anoche, pese a que hubo momentos para las bromas sobre sexo y política, en la competición destacaron las aportaciones de corte serio, para tocar la sensibilidad del público.

Alrededor de 1.200 personas asistieron a la primera semifinal. Durante las más de tres horas que duró el espectáculo, vieron pasar a una cuadrilla de jardineros con todo el equipo (La Chirigota de Caravaca), a Los Singuangos caracterizados como Dios, con barba túnica y triángulo con ojo sobre la cabeza, y a una descacharrante comunidad de vecinos llegada de La Albatalía (Murcia). Se les unieron una tropa de juerguistas con pañuelico rojo de San Fermín (Los Sangochaos), y unos Robinsones de la Isla en un papel muy marinero. Los de Febrero se disfrazaron de socorristas 'low cost', con bicis con flotadores. Los trajes y sus descripciones rimadas dieron pie a los momentos mas divertidos de toda la noche.

El alcalde fue el protagonista de algunos de los ripios más ingeniosos de Los Singuangos, que destacaron como elemento satírico su salto a la fama nacional por su forma de pronunciarse en los plenos. También que su llegada al poder ha servido para «perder de vista a la imputada perpetua», Pilar Barreiro. Además, no se cortaron al aludir a Jesús como ese hijo joven e inexperto que últimamente se ha dejado el pelo largo y se junta con compañías 'podemitas'.

También La Chirigota de Caravaca utilizó la sátira política contra la situación del PP, del PSOE y de Podemos, a nivel nacional, la corrupción y la disputa por el liderazgo partidista. 'Podemos', de podar plantas, fue el lema que sus disparatados jardineros utilizaron para hacer todo tipo de chistes picantes sobre el parecido entre una barra de pan y un miembro viril y para hablar de las novias y sus circunstancias.

Sin embargo, este año, la mayor parte de los pasodobles versaron sobre temas serios y dejaron los argumentos cómicos para el popurrí satírico. La situación del Mar Menor fue objeto de crítica por parte de Los Singuangos y de Los de Febrero. El acoso y la violencia machista lo denunciaron Los Sangochaos. La Chirigota de La Albatalía fue muy dura con la situación desesperada de los inmigrantes y los Robinsones de la Isla criticaron el paro, la situación de la sanidad pública y el problema de la delincuencia.

 

Fotos

Vídeos