«Funcionamos a base de pedir favores»

Carmen Sánchez, tras la entrevista. :: Jm Rodríguez / agm
/
Carmen Sánchez, tras la entrevista. :: Jm Rodríguez / agm

Carmen Sánchez. Presidenta de la Federación de Carnaval. «Queremos llenar de actos ocho de los diez días de fiestas», indica; su intención es lograr este año la consideración de Interés Turístico Nacional

EDUARDO RIBELLES

Lidera la Federación del Carnaval desde hace nueve años. Pero Carmen Sánchez (Cartagena, 1957) lleva entre actos, desfiles y bambalinas, desde que, «siendo una niña, organizaba mis propios bailes de disfraces con los alumnos del colegio». Ha visto crecer el carnaval desde los años en que su supervivencia dependía del entusiasmo y el trabajo de unos pocos grupos de amigos, antes de estar ligado a las asociaciones de vecinos de barrios y diputaciones. Ahora, que cada año, los actos mueven a miles de personas, Sánchez busca denodadamente cauces de financiación para poder asentarlo definitivamente.

-¿Cómo recuerda los inicios?

- Fueron duros, porque no teníamos ni siquiera un sitio fijo en el que reunirnos. Lo hacíamos en mi casa, o en la trasera de la tienda de fotografía de Juan Martínez, el primer presidente. En los años 90 pasamos a estar en la buhardilla del Palacio Consistorial y, después, en las Escuelas Graduadas de la calle Gisbert, donde seguimos ahora. Pero es que todo ha cambiado conforme crecía esta fiesta. Recuerdo cuando el desfile era cortito y acababa en el puerto, y la mayor parte de los actos se celebraba en el pabellón del Jiménez de la Espada.

- ¿Cómo se han trabajado ustedes ese crecimiento?

-Nos ha costado mucho que los ciudadanos de a pie aprecien el esfuerzo que supone renovar, cada año, todo el vestuario, las coreografías, los ripios de las chirigotas y la composición del desfile.

- ¿A qué lo achaca?

- A que Cartagena es una ciudad en la que ha influido mucho la tradición militar. Eso supone que la gente haya visto siempre todas las fiestas desde la barrera. Siempre ha gustado que hubiera gente desfilando pero sin ninguna intención de participar. El crecimiento ha llegado sobre todo de los barrios, con más comparsas, más grupos coreográficos. Poco a poco hemos conseguido que, durante los días grandes de carnaval, se perciba claramente que la ciudad está en fiestas. Ahora la gente sí puede ver, sobre todo los fines de semana, mucha actividad en las calles.

- Carnaval es, efectivamente, una fiesta participativa, ¿pero consiguen ustedes que la gente que no pertenece a las comparsas ni a las chirigotas se disfrace?

-Cada vez más. Y seguimos trabajando para generalizarlo, creando ambiente. Por eso promovemos más actuaciones en la calle por parte de las chirigotas y prolongamos este año el desfile hasta casi el doble de su recorrido del año pasado, con la inclusión de la Alameda de San Antón. Además, estamos empeñados en crear una verdadera cantera, porque la necesitamos. Por eso hemos organizado el pasacalles infantil del próximo viernes, día 13. Este año serán 800 chavales de cuatro colegios. El año que viene queremos superarlos y, poco a poco, implicar a chavales de toda Cartagena.

-Tiene usted muchas ideas nuevas.

-No lo sabe usted bien. Queremos llenar de actos ocho de los diez días de carnaval. El lunes y el martes los mantendremos siempre como jornadas de descanso, porque la gente trabaja y no se le puede pedir el mismo ritmo de fiesta durante toda la semana. Pero para el resto tengo muchas novedades preparadas, para cuando haya presupuesto suficiente. Querría hacer otro desfile, el último martes, como colofón antes de la quema de Don Carnal. Además, intentaré que el pasacalles de chavales se convierta en un verdadero desfile infantil. Me gustaría tener grupos de baile y samba, y chirigotas que se pasearan por el centro casi todos los días. Y en suma, hay que conseguir que toda la ciudad sea un desfile continuo, lleno de movimiento carnavalero

- ¿Y qué falta para lograrlo?

-Más dinero. Pero no del Ayuntamiento, al que no debemos pedirle más, sino de empresas. El carnaval ha adquirido un tamaño en el que necesita verdaderos patrocinadores.

- ¿Y por qué no llegan?

- Hemos tenido la mala suerte de convivir con una crisis profunda a la que nos hemos sobrepuesto con el entusiasmo y la colaboración de la gente del carnaval. Pero durante estos últimos años, hubo empresas que nos apoyaban y que nos pidieron perdón por no poder seguir haciéndolo. Lo entendimos, pero ahora que tanto se dice que llega la recuperación, muchas puertas siguen cerradas.

- ¿Ni siquiera con el crecimiento en participación en los actos, la mejora del desfile y el impacto del certamen de las chirigotas se puede conseguir que sea un reclamo?

-Por ahora no. Estamos funcionando a base de pedir favores.

-Quizás lo que mas se echa en falta es un mayor número de actos paralelos: exposiciones, conferencias, etcétera

-Repito que no es por falta de ideas. Claro que nos gustaría hacer muestras de trajes, ciclos de conferencias y todo este tipo de cosas. Pero para eso hace falta dinero. Por eso reclamo desde aquí que las grandes empresas y otros colectivos acepten hacernos un patrocinio en condiciones.

-¿No cree que el Interés Turístico Nacional puede ser el espaldarazo que necesitan?

- Seguramente. Éste año es el decisivo para conseguirlo. Cuando cerremos las fiestas de 2015, adjuntaremos los resultados, especialmente los de los actos que este año tendrán gran asistencia porque todos son en recintos con capacidad para más de mil personas. Y cerraremos el expediente para presentarlo, de acuerdo con la Consejería de Turismo. Mi segundo mayor deseo, junto al de conseguir los patrocinadores, es anunciar el programa de las fiestas del año próximo, con el sello del Interés Turístico Nacional. El próximo carnaval es el último de mi tercer mandato y sería un digno colofón haberlo conseguido, si no me eligen para un cuarto mandato.

- ¿Se presentará otra vez para continuar en el cargo?

-Vamos a acabar primero esta edición y a presentar lo del Interés Turístico Nacional y a ver las fuerzas que me quedan después de eso. Luego veré si tengo apoyos suficientes y me lo plantearé.

 

Fotos

Vídeos