Águilas despide por todo lo alto el Carnaval

Dos jóvenes, ataviadas con trajes de pedrería y plumas, se preparan para participar en el último desfile. /
Dos jóvenes, ataviadas con trajes de pedrería y plumas, se preparan para participar en el último desfile.

El tercer gran desfile, la quema de Don Carnal y la entreg de premios ponen el broche de oro a la fiesta internacional del municipio

JUAN RUIZ PALACIOS

Los carnavaleros lo dieron todo ayer en el tercer gran desfile de comparsas y carrozas. Un evento que fue el preludio de la tradicional quema de Don Carnal y de la entrega de premios en la plaza de España. Con estos tres actos, el municipio de Águilas despidió su fiesta más grande, declarada recientemente de interés turístico internacional, y en la que, según los organizadores, «todo ha salido a pedir de boca».

Las calles estaban ayer llenas de gente con ganas de pasarlo bien y disfrutar. Nadie quería que el Carnaval terminase. Los bares, repletos. El ambiente, festero. Y es que se vivió una jornada por todo lo alto. El tercer desfile comenzó sobre las seis de la tarde y recorrió la avenida Juan Carlos I, la calle Carlos III y finalizó en el Ícaro, monumento dedicado al Carnaval. Las 33 peñas inundaron de color, una vez más, las calles de la ciudad, que estaban a rebosar de vecinos y turistas. Nadie quiso perderse el cierre de la gran fiesta.

Con muy pocos parones

El desfile duró cerca de cuatro horas y se produjeron muy pocos parones, quizás menos que en los dos anteriores pasacalles. La gente disfrutó de la ironía, el humor y la elegancia de los carnavaleros, que echaron el resto en la última jornada. Una vez que finalizó el desfile, se celebró en la playa de Poniente la quema simbólica de Don Carnal, que este año recayó en el carnavalero Domingo Carrasco. Ahí, sin embargo, no terminó la fiesta, ya que continuó en el escenario ubicado en la plaza de España. Allí se entregaron los premios de esta edición, siendo éste el último gran acto del primer Carnaval Internacional de Águilas.

Por la noche, la gente inundó y abarrotó las calles. De hecho, la jornada se prolongó hasta bien entrada la madrugada, porque todavía quedaban fuerzas y ganas de fiesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos