Camposeven, ejemplo de salud y calidad hortofrutícola en la Región

Trabajadores de la cooperativa Camposeven durante la pasada campaña de brócoli. /  COOPERATIVA CAMPOSEVEN
Trabajadores de la cooperativa Camposeven durante la pasada campaña de brócoli. / COOPERATIVA CAMPOSEVEN

La firma cuenta con 823 hectáreas de terreno agrícola y factura cerca de treinta millones de euros anuales de productos ecológicos y biodinámicos

C. HEREDIA

Camposeven es una Sociedad Agraria de Transformación (SAT) ubicada en San Pedro del Pinatar. Fue creada en el año 2007 y a día de hoy cuenta con ocho socios, todos ellos dedicados al trabajo agrícola de más de cuarenta años.

Como explica Adolfo García, director de Camposeven, «cuando nació la SAT buscamos una seña de identidad, una diferenciación para hacer una empresa totalmente innovadora en un mercado con una variedad extensa de productos».

Comenzaron a trabajar con cultivos tradicionales pero, tras contactar con diferentes investigadores, universidades y con los primeros agricultores de la zona que producían siguiendo métodos ecológicos, decidieron apostar por esa línea de trabajo.

Actualmente colaboran con la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) y la Universidad Politécnica de Madrid, desarrollando proyectos de investigación en torno a la alimentación saludable y ecológica. Asimismo, trabajan también con el Colegio San Vicente de Paúl de El Palmar en el fomento de la dieta sana entre los más jóvenes y forman parte de las empresas colaboradoras de la Cátedra de Agricultura para el Campo de Cartagena impulsada por la UPCT, Fecoam y Coag.

«Nuestra producción no responde solo a factores económicos, sino que los socios estamos concienciados con dos aspectos muy importantes como son producir pensando en la salud de las personas, con alimentos más sanos, y en el medio ambiente, llevando a cabo una agricultura respetuosa y sostenible con el entorno», afirma García.

En este sentido, la agricultura ecológica que llevan a cabo los socios de Camposeven tiene por objeto la producción de alimentos de máxima calidad, respetando el medioambiente y conservando la fertilidad de la tierra, mediante el óptimo uso de los recursos naturales y sin el empleo de productos químicos de síntesis.

«Producimos alimentos de calidad nutritiva y sin residuos químicos, trabajando de forma integrada con los ecosistemas y empleando al máximo los recursos renovables y locales. Con ello evitamos las formas de contaminación derivadas de técnicas agrícolas y mantenemos la diversidad genética del sistema agrario y su entorno», asegura el responsable de la firma.

Los socios de Camposeven cuentan con un total de 823 hectáreas de terreno agrícola, tanto en abierto como en invernadero, logrando una facturación media anual de 30 millones de euros y una comercialización 21.000 toneladas entre cultivo ecológico y biodinámico.

«El cultivo biodinámico es un tipo de producción aún más restrictivo que el ecológico tradicional, similar a la producción agrícola artesanal de hace varias décadas», explica el director de Camposeven.

Instalaciones de la SAT

Camposeven es una empresa moderna y adaptada a las nuevas tecnologías, así como a los controles de calidad y normativas europeas más exigentes, garantizadas desde su departamento de calidad.

«Queremos ofrecer al cliente un producto sano y en perfecto estado que ha sido controlado en todas sus fases de producción». En esta línea cuentan con las certificaciones de producción ecológica IFS, BRC, la Acreditación Europea de Agricultura Ecológica, el sello de Caerm y la Biosuisse. La empresa pinatarense cuenta actualmente con cerca de 11.000 metros cuadrados de instalaciones tras la última ampliación realizada el pasado año, y sus instalaciones están dotadas de las más avanzadas tecnologías de manipulación, procesado y envasado, “garantizando en todos nuestros productos las más altas cotas de calidad y una presentación inmejorable, exquisitamente apetecible», remarca el gerente.

Durante estos años han informatizado las diferentes fases de manipulación y cuentan con conexión de radiofrecuencia en sus almacenes, «dando a nuestros clientes la posibilidad de saber todos los detalles de la producción».

Asimismo, disponen de un centro de procesado en frío para las líneas de manipulación de pimiento, sandía, brócoli, apio, lechuga iceberg y escarola y en el campo utilizan líneas de manipulación para la recolección y procesado directo, sobre el terreno de las cosechas de invierno.

Pero si algo tienen claro en Camposeven es que «las personas son el principal valor, por eso apostamos por tener el mejor equipo humano para obtener los mejores resultados», remarca el director de la firma, Adolfo García.

Productos y mercado

En el catálogo de la firma agroalimentaria se encuentran gran variedad de productos como zanahoria, nectarina, paraguayo, sandía, melón, pimiento de todas las variedades, cebolla tierna y acelga tallo blanco. Asimismo, cultivan escarola, lechuga en diferentes variedades, hinojo, calabaza, col, brócoli, alcachofa, romanescu, puerro y coliflor.

El mercado principal de los productos Camposeven es el de Alemania, que supone un 45% de sus exportaciones, seguido de Suiza y Francia, con un 12% cada uno. «La demanda de producto ecológico es más alta en esos países, pero también tenemos clientes en el resto de Europa, siendo el mercado nacional el que menos consume producto ecológico». Para Adolfo García, el consumo de frutas y verduras ecológicos es una cuestión de concienciación del consumidor de los beneficios que tiene este sistema de trabajo agrícola, «ya que el precio es un poco más elevado que los productos convencionales pero la calidad nutritiva también lo es». En definitiva, Camposeven combina en su filosofía la tradición y respeto por el medioambiente heredada de la agricultura practicada en las tierras de la Región, con las innovaciones tecnológicas y controles de calidad más avanzados, obteniendo un producto de primera calidad, embajador de excelencia del campo murciano en el resto del mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos