Unos por Camarillas y otros por Alicante

José Antonio Garandell, gerente del Corredor Este, con el delegado del Gobierno Diego Conesa, junto al primer Alvia que llegó a Atocha. / M. B. B.
José Antonio Garandell, gerente del Corredor Este, con el delegado del Gobierno Diego Conesa, junto al primer Alvia que llegó a Atocha. / M. B. B.

El Ministerio estudia cómo mejorar el servicio en Cieza y Hellín después de las protestas de los vecinos, que exigen paradas del tren híbrido Renfe prepara un segundo Alvia para la Región, mientras Adif ultima el AVE de Elche y Orihuela

MANUEL BUITRAGO

murcia. El tren Alvia que se estrenó el lunes entre Cartagena y Madrid ha puesto los dientes largos a los municipios de Cieza y Hellín, cuyos vecinos quieren disfrutar también de este nuevo servicio. Cada parada reduce entre 5 y 6 minutos el cómputo final del viaje, según Renfe. El delegado del Gobierno Diego Conesa, que se encuentra en estado de gracia con el Gobierno central, receptivo a lo que demanda el futuro candidato a la presidencia de la Comunidad Autónoma, ha pedido un segundo híbrido que con toda probabilidad funcionará cuando abra la variante ferroviaria de Camarillas a principios del año que viene.

Renfe y Adif están buscando el segundo Alvia en el parque móvil ferroviario, aunque el material anda muy escaso. Se compraron doce unidades, que se redujeron a once tras el trágico accidente de Angrois. Hace la friolera de diez años se anunció que la Región dispondría de trenes híbridos con Madrid -a la espera del AVE-, ya que en teoría le iban a corresponder cuatro unidades. Nunca más se supo. Alicante usó durante un tiempo estos híbridos, que utilizaron el intercambiador de ancho de vía de Albacete, pero Cartagena y Murcia se quedaron en ascuas. Fue un tren que se perdió -como ocurrió con el Euromed a Barcelona-, que habría aliviado las pésimas comunicaciones ferroviarias. También habría evitado muchos conflictos posteriores que se han prolongado hasta el presente.

Los Alvia se fueron a otra parte, principalmente a Galicia, y ahora hay que rebuscar entre el material para meter dos trenes en la Región.

La Región perdió el Euromed con Barcelona y pudo tener el híbrido con Madrid hace años

«¡Para, tío!»

La fiebre del tren despierta a los vecinos de Cieza y Hellín

Existe un 'colchón' de cinco minutos para encajar una parada del Alvia en Cieza y/o Hellín, según se ha comprobado esta semana. El delegado del Gobierno está obsesionado con mejorar el servicio en estas poblaciones, con híbridos o con trenes regionales. La cuestión es saber si existe demanda suficiente, aunque Diego Conesa piensa que aumentarán los viajeros si hay mejores trenes. En el baúl de los recuerdos también está el 'Metrotrén' que prometió el Ministerio en tiempos de Álvarez-Cascos y Benigno Blanco.

Las protestas del lunes en las estaciones de Hellín y Cieza, donde cientos de vecinos jalearon el paso del Alvia exigiendo su parada -«¡Para, tío!», decían las pancartas-, le han puesto las pilas a Renfe y Adif, que están buscando alternativas, horarios y posibilidades de negocio en una zona que ahora se rebela frente a la resignación en la que estaba sumida.

Tan difícil resulta poner un tren como quitarlo después. Es decir, será complicado retirar el Alvia por Camarillas cuando se ponga en servicio el AVE desde Murcia a finales del año 2020, en que circulará por Monforte y Alicante. Además, es probable que Cartagena necesite los trenes híbridos durante más tiempo debido al retraso que arrastra.

Más tensión política

El híbrido aviva el rifirrafe entre el PP y el PSOE

El PP calculó mal el tiro y se metió en un jardín al denunciar que el Alvia estrenado el lunes había suprimido paradas en Torre Pacheco, Cieza y Calasparra, y que por ese motivo había recortado el viaje a Madrid en media hora. El senador y exdelegado del Gobierno, Francisco Bernabé, que compareció con las portavoces del PP de estas poblaciones, admitió horas después su error. Nunca hubo paradas en el primer tren de la mañana. Mantuvo no obstante sus críticas por el sucedáneo del AVE que puso el PSOE.

El ahorro del Alvia se debe principalmente al tiempo de viaje ganado entre Albacete y Atocha. Por la vía de alta velocidad emplea 1 hora y 36 minutos, y por la convencional -a través de Villarrobledo- los trenes Altaria necesitan hasta dos horas y media, según el horario. En cuanto a la velocidad, el Alvia alcanza una punta de 250 kilómetros por hora, y el Altaria, 180. El problema en ambos casos está en el tramo del Far West, en la decimonónica línea Cartagena-Chinchilla.

El primer Alvia cubre las expectativas de Renfe, que ha vendido 3.600 billetes en una semana

Billetes baratos hasta el día 28

Crece la demanda en la primera semana del Alvia

La primera semana de servicio del Alvia ha cubierto las expectativas del Ministerio de Fomento. La operadora Renfe ha vendido 3.600 billetes con la campaña de promoción que finaliza el día 28, con un precio de 20 euros por viaje. Posteriormente se mantendrá la política de descuentos, que oscilarán entre el 30% y el 70%, según los horarios y perfiles de los viajeros. La tarifa pura y dura se incrementará alrededor de un 6% porque el viaje es más corto y se utiliza material más moderno.

Renfe ha comprobado que este tren tiene más viajeros por la tarde (regreso de Madrid) que por la mañana. La demanda ha aumentando -el híbrido tiene 262 plazas, 50 más que el Altaria-, y se estudia modificar los horarios. No hay tiempo suficiente para hacer gestiones en la capital si hay que tomar el tren de vuelta a las 16.30 horas. Asimismo, es probable que los hosteleros de la Región aprieten para que el Alvia circule también los sábados y domingos; un hueco inexplicable. Renfe lo presenta como un tren para ejecutivos y hombres de negocios, pero la demanda es más versátil.

Con este horario, el Alvia no responde al objetivo de traer visitantes a la Región y dinamizar la economía, que es lo que hace el AVE en otras comunidades y ciudades.

Murcia, Cartagena y Lorca se quedan más a la cola para conectarse a la red de alta velocidad

Adif se prepara para las pruebas

Elche y Orihuela también se ponen por delante de Murcia

La fiebre por el tren desatada estos días -que tiene como poso la guerra entre PP y PSOE a cuenta del soterramiento y el AVE- ha abierto otra variable con el anuncio del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de que Elche tendrá servicio de alta velocidad el próximo verano. A continuación, Adif confirmó a 'La Verdad' que Orihuela también dispondrá del AVE, ya que está trabajando para operar en este tramo de la línea Murcia-Monforte del Cid, ya que el control de mando y señalización es prácticamente el mismo

La obra está casi terminada, y a final de año se empezarán a probar los sistemas con las pruebas de circulación. Este cronograma expuesto ahora por el Ministerio y Adif permite hacer varias lecturas, empezando por el hecho de que el AVE no habría estado operativo en Murcia, a efectos comerciales, hasta el próximo verano (por la vía provisional en superficie, mientras se soterra). En segundo lugar, pone el AVE en Elche y Orihuela, a un tiro de piedra de Murcia. Hay quienes preguntan si ambas estaciones tendrán suficientes plazas de aparcamiento. El hecho objetivo es que Murcia, Cartagena y Lorca se quedan más a la cola.

Paradas a gogó

Un popurrí de trenes y servicio en las dos líneas

La explotación ferroviaria dará mucho que hablar, ya que puede producirse un popurrí de tráfico en las líneas de Camarillas y de Monforte hasta que se asiente el modelo, con trenes Alvia por un lado y AVE por otro, con el añadido del servicio de Cercanías entre Murcia y Alicante que quizás precise de transbordos a mitad de camino. Si se confirma que algunos AVE entrarán en Alicante -con el tiempo añadido que comporta-, como apuntó el delegado del Gobierno, tendremos paradas a gogó para viajar a Madrid. A diferencia de otras líneas de alta velocidad, hay grandes poblaciones concentradas en el Sureste. Más demanda que alta velocidad. ¿Serán 2 horas y 40 minutos con Madrid?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos