La caída de la libra provoca ya pérdidas en las exportaciones agrícolas al Reino Unido

Un trabajador carga un camión con productos agrícolas en el almacén de una empresa de Torre Pacheco. / j. M. RODRÍGUEZ / AGM
Un trabajador carga un camión con productos agrícolas en el almacén de una empresa de Torre Pacheco. / j. M. RODRÍGUEZ / AGM

Proexport hace un llamamiento a los productores para que trasladen el coste de la devaluación de la moneda al importador

Raúl Hernández
RAÚL HERNÁNDEZ

La incertidumbre es la peor enemiga de los mercados, y todo lo que rodea la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) es un mar de confusión. Esa estela que está dejando el 'Brexit' ha provocado una progresiva caída del valor de la libra esterlina que está removiendo los cimientos del comercio y ha paralizando la inversión extranjera en el país. Desde que se celebrara el referéndum sobre la permanencia o no en la UE, la divisa británica se ha devaluado un 17%; el pasado mes de julio sufrió un desplome del 4% y ya equivale a 1,09 euros.

El motivo, según los analistas, es la perspectiva de un posible 'Brexit' duro. «Estamos listos para irnos el 31 de octubre. Con o sin acuerdo. Como sea». Estas declaraciones a un medio inglés del nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, apuntalando un discurso en el que no descarta una salida por las bravas el próximo 31 de octubre, ha activado todas las alarmas. Para los expertos, la oscilación de la libra anticipa la inseguridad que se está creando en un mercado que a fecha de hoy aún no sabe cómo se va a desarrollar esa posible marcha sin acuerdo. Esa caída de la libra está afectando a las exportaciones de la Región, provocando una depreciación de las mercancías y una reducción de la competitividad, ya que el producto se encarece al introducirse en el país. «El grado de afectación dependerá de cómo se esté vendiendo. Si se hace en euros, el cliente le estará apretando para renegociar los precios. Si vende en libras, le estará suponiendo menos beneficios porque al hacer el cambio de divisa obtiene menos euros», explica Leonardo Pérez, coordinador del departamento de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Murcia.

La preocupación entre los exportadores murcianos es grande ya que los negocios están sujetos a la mayor volatilidad de la libra. Es un deterioro de la rentabilidad de las operaciones solamente por el movimiento de la moneda, tal y como explica Fernando Gómez, director general de la Asociación de Productores-Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región (Proexport).

«Nos encontramos en plena campaña de la uva, y la caída de la divisa nos está pasando factura» | «Desde hace tres años, cada vez que un exportador vuelve con libras está perdiendo dinero» Joaquín Gómez. Presidente de la asociación de productores Apoexpa

País de referencia

«Desde Proexport ya hemos hecho un llamamiento a todos los exportadores que hacen operaciones con Reino Unido para que intenten reducir al máximo los riesgos ante una posible salida sin acuerdo. Para ello se debe hablar mucho con sus importadores y distribuidores y acordar condiciones que reduzcan los riesgos, como que la operación se haga en euros, que conlleve un seguro del tipo de cambio o negociando un margen de variación del tipo para que en caso de superarse se puedan modificar los precios que se hayan acordado», indica Gómez.

Reino Unido es, tras Alemania, el segundo país de referencia para las frutas y hortalizas regionales, con 580 millones de euros y 517.464 toneladas (23,2% del total) en 2018, según datos de Proexport. En los primeros cinco meses de este año se han realizado un total de 8.954 exportaciones al mercado británico por un valor de algo más de 395 millones de euros, lo que supone un 8,61% más que en el mismo periodo del año pasado. Los datos de la Cámara de Comercio dan una idea aproximada de a qué se enfrentan los productores murcianos. Una amenaza que lleva años sobrevolando sobre sus cabezas desde que Reino Unido dijo sí a la salida de la UE.

«Ha sido siempre un mercado muy atractivo, pero si se deterioran las condiciones, no se puede permitir que sea el productor el que absorba el coste de la inestabilidad. Se tiene que trasladar al precio y que lo pague el consumidor o que sea el importador el que tenga que asumirlo. La inflación que se puede crear no es fruto de mayores costes provocados por el productor sino porque el país ha entrado en una vorágine de malas decisiones. Lo mismo pasará si en el futuro hay costes arancelarios o burocráticos. Al final de lo que se trata es de preservar la rentabilidad de las operaciones todo lo que se pueda», indica Fernando Gómez.

«El grado de afectación dependerá de cómo se venda; si se hace en euros el cliente apretará» | «Incorporar a empleados cualificados en aduanas es una medida ante el 'Brexit', algo que ya saben quienes venden a terceros países» Leonardo Pérez. Coordinador de Comercio Exterior de la Cámara de Murcia

Por su parte, el presidente de la Asociación de Productores Exportadores de Frutas, Uva de Mesa y Otros Productos Agrarios (Apoexpa), Joaquín Gómez, recuerda que esta situación no es nueva y se lleva produciendo desde que se confirmó la salida de Reino Unido de la UE. «Desde hace tres años, cada vez que un exportador vuelve a España con libras después de haber vendido allí sus productos ha ido perdiendo dinero conforme se depreciaba esa moneda. La devaluación es la consecuencia más negativa del 'Brexit' y la sufrimos todos los días cuando se cierra una operación y se hace una transferencia. Estos últimos días lo hemos notado más porque estamos en plena campaña de uva y la caída de la libra de la semana pasada ha pasado factura», lamenta el dirigente de Apoexpa.

Planes de contingencia

Si finalmente hay acuerdo, Reino Unido entraría en un periodo de transición de 21 meses, y habría tiempo para contemplar todos los escenarios, pero en una salida sin convenio, no habría tiempo para negociar nada.

«Hemos hecho un llamamiento para que se intenten reducir al máximo los riesgos ante la ruptura» | «La inflación no será fruto de mayores costes, sino porque el país ha entrado en una vorágine de malas decisiones» Fernando Gómez. Director general de la asociación de productores Proexport

Asimismo, en el escenario de un 'Brexit' duro los productos murcianos que ingresen a Reino Unido también lo podrían hacer con altos aranceles y revisiones en aduanas, lo que podría causar importantes bloqueos en sus puertos. En una salida por las bravas no solo estaría el problema de las divisas, sino que afectaría a los trámites documentales que serán necesarios para exportar el producto a Reino Unido.

Al igual que ya hiciera Reino Unido, el Comité 'Brexit' creado por el Gobierno regional ya planteó planes de contingencia ante una posible ruptura sin acuerdo. Una de esas medidas contempla la incorporación de empleados cualificados que pudieran hacer falta en las gestiones de control de aduanas. «Esto es algo que las empresas exportadoras ya conocen, porque lo hacen cuando venden a países de fuera de la Unión Europea», detalla el responsable del departamento de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Murcia.

Temor a la carga burocrática que acarreará el 'Brexit'

Nadie sabe qué ocurrirá con el 'Brexit'. «El problema está en el volumen de mercancías que se exporta a Reino Unido, que es uno de los principales mercados de la Región. Por lo que la carga de trabajo burocrático y documental será mucho mayor, tanto para la empresa como para la A administración», detalla el coordinador de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio. Lo que sí se sabe es que seguirán consumiendo artículos perecederos de importación, porque ellos no los producen. «Nuestra mayor preocupación es el acceso al mercado tras la salida, y todo dependerá de cómo queden los acuerdos, si hay libre comercio o no lo hay. Si se dificultan las exportaciones, o si se mantiene una zona con las mismas condiciones a las actuales y podemos seguir operando. Está todo en el aire», resume el director general de Proexport.

Temas

Brexit