Cae una banda hispanocolombiana con dos kilos de cocaína de elevada pureza

Agentes de la Policía Nacional detienen a uno de los miembros de la organización criminal desarticulada. / GC / PN

Los narcos, asentados en Murcia y Cieza, viajabana Madrid para adquirir el estupefaciente y lo traían a la Región en vehículos dotados de caletas

LA VERDADMurcia

La 'Operación Verrat-Desafío', desarrollada de manera conjunta por la Guardia Civil y la Policía Nacional, ha permitido desmantelar una organización criminal hispanocolombiana, dedicada al tráfico de cocaína, que estaba asentada en Murcia y Cieza y que supuestamente lideraba un vecino de esta última localidad. La droga era distribuida tanto en la Región de Murcia como en las provincias de Almería y Granada. En el transcurso de la operación fueron arrestados los once presuntos integrantes del grupo delictivo, incluido su cabecilla, y se incautaron gran cantidad de cocaína, sustancias de corte, armas, dinero en efectivo y vehículos, según fuentes de la Benemérita.

Efectivos de ambos cuerpos iniciaron sendas investigaciones a finales del pasado año para atajar el tráfico de drogas. Por un lado, mientras guardias civiles del Puesto Principal y de Policía Judicial de Cieza activaban la 'Operación Verrat', sus colegas de la Policía Nacional, en concreto los agentes de la Udyco (Unidad de Drogas y Crimen Organizado) de Murcia, avanzaban en la 'Operación Desafío'.

Cuando se puso de manifiesto que existían coincidencias entre ambas intervenciones, se estableció un equipo de trabajo conjunto para avanzar de la mano en la investigación. Los primeros datos permitieron constatar la existencia de una organización criminal asentada en Murcia y Cieza, compuesta por ciudadanos españoles y colombianos, que se dedicaban a la venta de cocaína a pequeños traficantes.

La organización contaba a su vez con diversas personas de confianza para el traslado y cobro de la droga a los camellos. También mantenía contacto directo con miembros de otras organizaciones que disponían de la infraestructura necesaria para el envío, desde países de Suramérica, de importantes cantidades de cocaína.

El pasado mayo, los investigadores detectaron que dos miembros del grupo delictivo iban a desplazarse a Madrid con la intención de adquirir gran cantidad de droga y trasladarla a la Región. El transporte se iba a hacer en un coche al que le habían practicado un habitáculo artesanal para su ocultación o caleta.

En esta primera fase fueron arrestados tres miembros de la banda y se practicaron varios registros domiciliarios, donde se incautaron de sustancias estupefacientes y se detuvo a otros cinco sospechosos.

Otro viaje al centro del país

Policías y guardias civiles prosiguieron con sus pesquisas, hasta que en julio detectaron que los sospechosos se habían trasladado nuevamente al centro de la Península para comprar una importante cantidad de cocaína. Una vez más, disponían de un vehículo dotado con una caleta.

Los investigadores inmovilizaron el turismo a la altura de Cieza, después de un largo trayecto en el que tuvieron que seguirlo a una velocidad próxima a los 200 km/h. Una minuciosa inspección, con el apoyo de perros adiestrados para la búsqueda de droga y sus guías caninos, permitió hallar en un habitáculo oculto, bajo el salpicadero, un paquete de cocaína de un kilo de peso.

Inmediatamente se efectuaron varios registros domiciliarios, lo que permitió detener al resto de presuntos integrantes del grupo e incautar efectos para la manipulación y venta de sustancias estupefacientes, así como varios vehículos. También se aprehendieron más de dos kilogramos de cocaína, de elevada pureza, sustancia de corte, una pistola de fuego real, una pistola eléctrica tipo táser, 5.000 euros en efectivo, una prensa y una docena de vehículos.

La operación concluyó con la detención de once integrantes del grupo delictivo, a quienes se atribuyen presuntos delitos de tráfico de drogas, tenencia ilícita de armas y pertenencia a grupo criminal.

Los arrestados, españoles y colombianos de entre 25 y 36 años de edad, residentes en Cieza y Murcia, y la mayoría de ellos con antecedentes por delitos similares, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Murcia. El titular ordenó el ingreso en prisión de cuatro de los arrestados, incluido el supuesto líder de la trama.