«Baleares, Canarias y la Costa de Sol se han abierto a saco a por el mercado nacional»

Soledad Díaz es la presidenta de Hostetur

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

La presidenta de la Asociación de Empresarios de Hoteles y Alojamientos Turísticos de la Costa Cálida (Hostetur), Soledad Díaz, tiene claro que «no se trata de tener ocupación elevada si al final de mes no se pueden cubrir los gastos generados». Por ello, reivindica una apuesta de calidad por el sector regional para que «no se sustente en una cifras ficticias» y, para ello, es necesario «poner el destino en valor», con vistas a que los turistas «no nos elijan por ser un destino barato».

-¿Cómo se está desarrollando la presente campaña estival?

-Estamos en la primera mitad, pero está teniendo un desarrollo muy desigual, ya que, por ejemplo, en apartamentos la ocupación está yendo muy bien, aunque en unas zonas más que en otras, con algunos casos concretos en los que ha aumentado en un 40%; sin embargo, en hoteles el comportamiento es muy diferente, ya que hay lugares donde los niveles de hospedaje están siendo peores que el verano pasado, mientras que en algunos destinos se mantienen en el mismo nivel. Un ejemplo donde el resultado baja es Mazarrón. Pero, no se trata de ser derrotistas, tenemos que ser positivos y apostar por crecer donde podemos tener éxito, ya que aún queda mucho verano por delante.

-¿Por dónde tiene que ir la estrategia para que el sector turístico regional crezca?

-La apuesta tiene que ser por romper la estacionalidad para trabajar todo el año. Porque julio y agosto cada vez serán menos julio y agosto. Esa sería la gran apuesta por nuestro sector. Así no tendríamos que pasar por el agobio actual, ya que contaríamos con la capacidad de desarrollar nuestra actividad durante ocho meses, sin pensar que llega octubre y entonces tienen que cerrar establecimientos. Por tanto, se trata de hacer una apuesta por la Región como destino de calidad, armonizando gastronomía, cultura, arquitectura, turismo religioso y, por supuesto, con el sol y playa como tirón. A partir de ahí, seríamos capaces de trasladarlo a una actividad económica durante todo el año.

-Cada vez es mayor la competencia entre los destinos españoles.

-Este año hemos visto lo ocurrido con la crisis del turoperador Thomas Cook, que ha repercutido muchísimo a Baleares, Canarias y la Costa del Sol, que han dejado de recibir a ese cliente británico, por lo que se han abierto a saco a por el mercado nacional, algo que está afectando a otras zonas de costa como la nuestra, ya que están quitando clientes.

-¿Advierten especiales dificultades para cerrar en positivo este verano?

-La bajada general en la ocupación se nota también en una caída global en todo, como es la desaceleración en los consumos. Y lo estamos notando claramente en las playas.

-Sin embargo, parece que está todo lleno y cuesta coger sitio.

-Mira, en julio, los fines de semana perfectos, pero entre semana hay un bajón espectacular. Y eso nos los corroboran los propios proveedores con sus datos de reparto.

-¿Se podrá mejorar en agosto?

-'A priori' no parece pintar mal. Pero hay que esperar a las reservas, a las confirmaciones de última hora. Esperemos que la gente nos elija para viajar por destino y no por precio.

-Esfuerzo por parte de los hoteleros, está claro que no va a faltar.

-Los empresarios siempre están metidos en la tarea, pese a que nuestro destino no está posicionado como debería, y a que los políticos no nos tienen en cuenta suficiente.