Bajo el examen de los universitarios

Joaquín López, Domingo Segado, Joaquín Robles, José Luis Martínez, María López y Alberto Mora, ayer en la UMU. / Nacho García / AGM
Joaquín López, Domingo Segado, Joaquín Robles, José Luis Martínez, María López y Alberto Mora, ayer en la UMU. / Nacho García / AGM

Los candidatos del 28-A se esfuerzan ante un auditorio exigente y ávido de respuestas

LA VERDAD
LA VERDAD

Candidatos al Congreso y al Senado de los cinco principales partidos en liza fueron examinados ayer por alumnos de la Universidad de Murcia (UMU), en un debate organizado por el Máster de Análisis Político Aplicado, en colaboración con la Facultad de Derecho. La financiación universitaria, la investigación y las becas centraron las preguntas de los alumnos, junto a otros asuntos sociales como el aborto y la igualdad de género; así como el Estatuto de Autonomía, los aforamientos, los posibles pactos postelectorales y Cataluña.

Los candidatos tuvieron ocasión de tomarle el pulso a la Universidad en un intenso debate que tuvo lugar en el edificio Rector Sabater, que reunió a María López, número tres de Unidas Podemos al Congreso; Joaquín López, cabeza de lista al Senado por el PSOE; José Luis Martínez, número dos de Ciudadanos al Congreso; Domingo Segado, número dos al Senado por el PP, y Joaquín Robles, segundo en la lista al Congreso por Vox. El debate estuvo moderado por Manuel Buitrago, jefe de área de 'La Verdad', y registró un lleno absoluto del salón de actos, como muestra del interés de los universitarios por estos comicios.

En el turno de preguntas, y en los momentos más tensos del debate, el candidato de Vox definió la posición de su formación sobre la violencia de género y las políticas de igualdad. Rechazó que Vox sea un partido fascista y negó que tenga relación con la fundación Francisco Franco. Sostuvo las propuestas de Vox en contra de las autonomías y «las ruedas de molino de lo políticamente correcto». Acusó al PSOE de «cargarse la Educación» dando «el aprobado general y café para todos», cuyo resultado ha sido convertir la Universidad en «una fábrica de parados». Aspecto este último en el que coincidió Martínez, de Ciudadanos, aunque por otros motivos. Lamentó que no haya ninguna universidad española entre las diez mejores del mundo.

Impuestos y becas

El representante de Cs indicó que la Constitución necesita reformas, al igual que la Ley Electoral. Criticó los 920 millones de euros que han costado hasta ahora los 'viernes sociales' del Consejo de Ministros y apostó por bajar más impuestos. El popular Domingo Segado coincidió en la necesidad de rebajar la presión fiscal y defendió la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones por parte del Gobierno regional. Acusó al PSOE y Podemos de «querer arruinar» otra vez a España y de poner en peligro las pensiones y el Estado de Bienestar. A su juicio, las mejoras sociales se consolidan con el empleo.

El socialista Joaquín López alertó de que los populismos «son el mayor cáncer». Avaló las políticas del PSOE a favor del salario mínimo, las ayudas a los parados mayores de 52 años, y a los alquileres. Acusó al PP de haber empobrecido la Región, y apostó por un plan de ciencia que evite la fuga de jóvenes a otros países.

María López, de Podemos, abogó por otorgar las becas por motivos económicos y no por el historial académico, y señaló que los estudiantes no pueden acabar sirviendo cafés. Propuso erradicar el 'dumping fiscal' entre las comunidades autónomas, y, en este sentido, señaló que si se suprime el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, debe ser en todo el país. Señaló que hay que eliminar los copagos, gravar a la banca y aumentar el impuesto de sociedades.