El bajo consumo del turista nacional impide a la hostelería hacer su agosto

Terraza de un restaurante de Cabo de Palos, ayer al mediodía. / Antonio Gil / AGM
Terraza de un restaurante de Cabo de Palos, ayer al mediodía. / Antonio Gil / AGM

La patronal confirma que el volumen de negocio en los restaurantes de la costa es menor este verano, excepto en las zonas con más extranjeros

DAVID GÓMEZ y ANTONIO LÓPEZ

Que las playas se llenen de gente durante este mes no implica que los bares y restaurantes del litoral estén haciendo su agosto. Y la razón principal hay que encontrarla en los turistas y veraneantes que visitan la Región de Murcia estas fechas, que no son demasiado desprendidos a la hora de gastar. Al menos, esta es la percepción que los establecimientos de restauración están transmitiendo durante estos días al presidente de la Federación Regional de Hostelería y Turismo (Hostemur), Jesús Jiménez.

En la Región predomina el veraneante de segunda residencia, que modifica poco sus hábitos normales

Jiménez señala que los buenos e inesperados datos de consumo que se registraron en el primer semestre del año, con un incremento cercano al 2% con respecto al ejercicio anterior, no están encontrando continuidad este verano, pues los empresarios de hostelería afrontan un comportamiento desigual de la demanda, sobre todo en las zonas costeras. «Así, mientras en la zona de Los Narejos y en Águilas las cosas están yendo muy bien, el ritmo es mucho menor en Santiago de la Ribera (San Javier) y en San Pedro del Pinatar», explica el presidente de Hostemur. Asegura que no es posible cuantificar el consumo que tienen los restaurantes y basa sus afirmaciones en las encuestas que periódicamente realiza entre los establecimientos asociados a la federación.

El motivo de que Los Narejos, la playa de Los Alcázares, presente un mayor índice de consumo en restaurantes y bares se debe a que esta zona concentra un elevado porcentaje de turistas extranjeros consolidados, que proceden de los campos de golf de alrededor. Estos, según Jesús Jiménez, tienen unas costumbres diferentes a las de los veraneantes nacionales. «El turista español suele ser de segunda residencia, de manera que se instala en un lugar y modifica poco su hábitos de consumo normales. Para conocer el gasto real que realizan, deberíamos consultar antes a los supermercados que a los restaurantes, pues si salen fuera a comer o cenar, lo hacen muy contadas veces y siempre durante el fin de semana», explica el responsable de Hostemur.

El consumo durante el primer semestre registró un mejor comportamiento que en el mismo periodo del año anterior

En cambio, el visitante extranjero suele tener actividad de ocio durante toda la semana. Es por eso que las zonas con mayor presencia de turistas internacionales, como Los Narejos y La Manga del Mar Menor (especialmente en las zonas de campos de golf), suelan presentar mejores resultados en el conjunto global. Jiménez avisa, asimismo, de que los empresarios de la hostelería cuentan ya con poco tiempo para aprovechar el tirón veraniego, pues anuncia que, a partir de hoy, con el puente ya finalizado, la actividad se reducirá considerablemente en las playas de la Región.

Las expectativas de los hosteleros de La Manga tampoco se están cumpliendo este verano. Pese a la mayor afluencia de turistas a sus negocios, sus ventas han caído casi un 5% en lo que va de temporada alta, con respecto al pasado año. Es debido, según la Asociación de Empresarios de Hostelería de Cartagena (Hostecar), a una fuerte bajada del consumo. Los dueños de bares y restaurantes esperaban que la tendencia cambiara en los días del puente, cuando confiaban en obtener «algo de beneficio».

Los fines de semana están siendo mejores que de lunes a viernes, cuando el número de clientes baja de manera «considerable». Es entonces cuando las ventas también se resiente, porque, según la patronal hostelera, apenas se ven turistas extranjeros. «Julio ha sido un mes complicado y los días que llevamos de agosto no están siendo todo lo bueno que esperábamos, ya que las ventas no remontan», explicó el presidente de Hostecar, Juan José López. La falta de camareros en plena temporada veraniega está siendo otra de las principales preocupaciones del sector de la zona de La Manga. «No encontramos a nadie y mucho menos con experiencia. La verdad es que estamos pasándolo mal», añadió López.

Hostemur advierte de que la actividad en las playas se reducirá considerablemente a partir de hoy

El gerente del restaurante Istambul, ubicado en la plaza Bohemia de La Manga, José Carlos Ros, culpa de la bajada de las ventas a varios factores, entre ellos, que el mercadillo artesanal que cada año se instalaba en la zona, este verano lo ha hecho en otro lugar. También se queja de la falta de aparcamiento, un mal endémico en esta zona costera. «El pasado mes de julio fue malo y agosto empezó regular», declara Ros. Sus beneficios han descendido más que la media que apuntó Hostecar, en este caso, cerca del 20%.

Muy cerca de allí, Juan Iborra dirige el bar Cabeza de Toro y el Chiringuito Pirata y entre ambos calcula que sus ventas han descendido más del 25%. «Está siendo uno de los peores años que recuerdo. Hacemos cajas que apenas dan para pagar los sueldos y el material», indica este hostelero, que también echa en falta trabajadores con experiencia. Diferente opina otro empresario con chiringuito. Pedro Conesa, que regenta el Pata Palo, ubicado en la Playa de Los Alemanes, cree que está siendo un buen verano. Sus ventas, sin embargo, se asemejan bastante a las del pasado año.

Más del 60% de los locales de la capital cierran este mes

En la ciudad de Murcia no es que se reduzca el consumo durante el mes de agosto. Es que los bares y restaurantes, así como otros comercios, aprovechan la baja demanda que suele haber en estas fechas, en las que la capital se vacía de gente, para cerrar sus puertas, dando vacaciones al personal y realizando reformas que tenían pendientes en sus respectivos locales. Así, el presidente de la Federación Regional de Hostelería y Turismo (Hostemur), Jesús Jiménez, señala que más del 60% de los establecimientos de restauración de Murcia se encuentran cerrados durante estos días. La semana de menor actividad es la transcurrida entre el 12 y el 18 de agosto, con muy pocos restaurantes abiertos para ir a tomar un tentempié.