La autopista sigue cortada en Pilar de la Horadada, y Almoradí se queda aislada

La mota del río Segura que quedó destrozada en Almoradí, provocando una gran inundación. / EFE
La mota del río Segura que quedó destrozada en Almoradí, provocando una gran inundación. / EFE

La comunicación con La Torre y Campoamor está complicada, y hay 33 carreteras de la Vega Baja cerradas al tráfico

AGENCIASMURCIA

Treinta y tres carreteras de la Vega Baja estaban ayer cortadas al tráfico, entre ellas la autopista AP-7 a la altura de Pilar de la Horadada, donde se colapsó el falso túnel debido a la enorme acumulación de agua. Los accesos a La Torre de la Horadada y Campoamor estaban complicados. La zona resultó muy afectada por las lluvias torrenciales, que provocaron el desbordamiento de la rambla de Campoamor, entre otras, y destrozos en la playa de La Glea. El cauce de Río Seco también derivó mucha agua hacia el mar, y la intensidad fue tal que destrozó la pasarela peatonal de madera que fue construida el año pasado.

La carretera Nacional 340 a su paso por Orihuela también seguía cortada; al igual que los accesos a varios núcleos de población, como La Matanza, Rafal y Benejúzar. Una de las localidades más afectadas es Almoradí, que quedó aislada tras verse bloqueados todos sus accesos por una rotura en la mota del río Segura que los ha anegado. La UME se desplegó en el municipio, y de pidieron refuerzos de maquinaria pesada a la Generalitat, ya que el río llegó a evacuar 50 metros cúbicos de agua por segundo. En dos albergues se suministró agua potable y víveres, indicaron diversas fuentes, que recalcaron que la situación era «crítica» y el nivel de agua del río Segura aún no estaba estabilizado.

El episodio de gota fría ha «atacado» a Orihuela «por todos los frentes» en los últimos tres días, donde se han recogido hasta 472 litros por metro cuadrado, manifestó su alcalde, Emilio Bascuñana. Las Fuerzas Armadas habían rescatado hasta ayer tarde a más de 450 vecinos aislados en municipios y edificios diseminados, principalmente en Orihuela, Dolores Redován y Almoradí. Cuarenta personas que precisaban diálisis fueron trasladadas hasta centros hospitalarios, mientras que efectivos de la Unidad Militar de Emergencias descargaron piedras para contener el agua en varias zonas.

La Generalitat Valenciana indicó que una persona no había sido localizada y, aunque no se tenían noticias de ella, puede que estuviera bien. Las fuerzas y cuerpos de seguridad intentaban dar con ella.