La Audiencia archiva una causa contra el exalcalde Manuel Marcos Sánchez

Manuel Marcos Sánchez. /Juan Leal
Manuel Marcos Sánchez. / Juan Leal

El tribunal no ve indicios suficientes para procesar al exregidor de Archena por las obras de 56 viviendas en Cañada de la Morra

EFE

archena. La Audiencia Provincial de Murcia acordó sobreseer las actuaciones de un juzgado de instrucción de Molina de Segura contra el exalcalde de Archena Manuel Marcos Sánchez, quien presidió el Consistorio entre 1995 y 2011, y el aparejador municipal por dar licencia de obras en Cañada de la Morra con mayor edificabilidad de la permitida por la legislación.

Según la denuncia, en la parcela solo se podían construir 20 viviendas y la licencia aprobada por la Junta de Gobierno local en noviembre de 2004 permitía 56. La Audiencia revocó el auto del juzgado que acordó abrir la fase intermedia del procedimiento abreviado contra los dos, lo que podía haber conducido a la celebración del juicio contra ambos de no mediar el archivo que ahora se decreta. Al analizar la conducta de Manuel Marcos Sánchez, la Audiencia indicó que no hay indicios suficientes para considerar que cometió un delito contra la ordenación del territorio, que es el que se le atribuyó, ya que exigiría que el autor conozca la injusticia de su resolución.

Tras recordar que el exalcalde es profesor y desconoce las cuestiones técnicas, como aseguró al declarar, el tribunal comentó que para poder sustentar su inculpación habría sido preciso acreditar que conocía que la interpretación de las normas urbanísticas hecha por el aparejador municipal no era la correcta. La Sala dice que el auto que ahora se revoca no explicaba cuáles eran las razones que llevaron al juzgado a declarar y sostener la responsabilidad del exalcalde y añade que los hechos no han sido objeto de una investigación profunda y detenida, por lo que son solo sospechas lo que existe en su contra.

Al analizar el recurso del arquitecto técnico, el tribunal concluyó que «lo que subyace en la causa es una cuestión, cuando menos, dudosa, de interpretación de la legislación urbanística», por lo que la cuestión no tiene encaje en la jurisdicción penal, ya que la competente sería la contencioso-administrativa.

La sentencia, que tiene como ponente al magistrado Álvaro Castaño-Penalva, estimó de esta forma los recursos de ambos investigados y decretó el sobreseimiento provisional de la causa del que fuera primer edil del municipio durante cuatro legislaturas.