La Audiencia advierte de que la pensión por alimentos no admite devolución

Los magistrados señalan que ese dinero ya fue «consumido en las necesidades perentorias de la vida»

EFE Murcia

Lo pagado en concepto de pensión de alimentos para los hijos no se puede devolver, ni siquiera en parte, por lo que no se puede obligar a hacerlo a quienes lo recibieran, según se recoge en una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Murcia. Ese pronunciamiento se contiene en la resolución por la que se desestima el recurso presentado por un varón, que reclamó que su exmujer le devolviera la pensión abonada para una de las hijas porque esta pasó a vivir con su pareja en una casa de la madre.

El apelante aseguró que si no se aceptaba su reclamación se produciría un enriquecimiento injusto por parte de su exesposa.

La demanda fue resuelta en primera instancia por un juzgado, que la estimó parcialmente, acordó modificar las medidas definitivas fijadas en la sentencia de divorcio y suprimió la pensión de alimentos, pero solo con efectos desde la fecha de la sentencia.

En el recurso presentado ante la Audiencia, el demandante reclamó que su exesposa fuese condenada a devolver ese dinero con efectos retroactivos, bien desde la fecha de presentación de la demanda o, subsidiariamente, desde el momento en que la hija y su pareja abandonó, lo que ocurrió en septiembre de 2017.

La Sala, que tiene como ponente al magistrado Juan Martínez, indica que es doctrina reiterada que los alimentos no tienen efectos retroactivos, «de suerte que no puede obligarse a devolver, ni en parte, las pensiones percibidas, y por supuesto consumidas en necesidades perentorias de la vida», en referencia a una sentencia del Tribunal Supremo de 1913.

Y añade que no se acreditó que la hija del apelante fuera independiente económicamente en la fecha de presentación de la demanda, ni tan siquiera en septiembre de 2017. Por otro lado, se considera probado que la demandada -la exesposa- contribuyó a las necesidades de aquella».

Esa contribución se tradujo en la cesión de la vivienda para que viviera con su pareja y con el hijo común de ambos, «entregándole además dinero cuando lo necesitaba y pagando la luz y el agua donde residía su hija».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos