La Asamblea solicita la declaración urgente de zona catastrófica

El Pleno de la Asamblea, reunido ayer de urgencia para pedir la declaración de zona catastrófica. gil / A.
El Pleno de la Asamblea, reunido ayer de urgencia para pedir la declaración de zona catastrófica. gil / A.

El Parlamento también reclama al Consejo de Gobierno que valore con «rapidez» los daños de las inundaciones y exija ayudas e inversiones

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

La Asamblea Regional dio ayer un paso determinante en el ámbito político para que las ayudas que esperan particulares, empresas e instituciones afectadas por las inundaciones lleguen cuanto antes. El pleno del Legislativo se reunió ayer de urgencia para aprobar de manera unánime una declaración institucional y una solicitud al Consejo de Ministros para que declare la Región, «a la [mayor] brevedad posible, zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil». Es decir: zona catastrófica.

El Parlamento también instó al Consejo de Gobierno de la Comunidad a «efectuar con rapidez una valoración de los daños» y «reclame cuantas ayudas e inversiones sean precisas para las obras de reparación y prevención que ha de acometerse con urgencia».

En una sesión que duró cinco minutos, el secretario primero de la Asamblea, Francisco Carrera, subrayó en nombre de la Cámara: «Los daños son incontables en viviendas, infraestructuras viarias, ferroviarias, establecimientos, industriales, mercantiles y de servicios; explotaciones agrarias y ganaderas, en vehículos, en mobiliario urbano, etc. Y su cuantía es difícil de establecer en estos momentos, dada la enormidad de los mismos».

Los grupos políticos piden «aprender la lección» y acometer obras que impidan nuevas avenidas

En su declaración institucional, el Parlamento expresó su «solidaridad con todos los damnificados» y anunció que impulsará y controlará la acción del Gobierno autonómico para que «se adopten cuantas medidas contribuyan a evitar en lo posible que, en lo sucesivo, fenómenos meteorológicos tan adversos tengan consecuencias devastadoras». Además, destacó el trabajo durante los últimos días de los voluntarios, empleados públicos, servicios de emergencias, militares y miembros de los cuerpos y seguridad del Estado, así como de los medios de comunicación.

«Ha sido un acontecimiento excepcional, pero si hubiéramos actuado mucho mejor en la organización del territorio, habríamos tenido menos problemas», dijo el portavoz del PSOE, Diego Conesa.

Su homólogo del PP, Joaquín Segado, apostó por hacer «lecturas positivas» de este episodio «tan desastroso», como la coordinación entre administraciones «liderada» por Fernando López Miras.

Juan José Molina, de Cs, pidió «aprender la lección» y acometer las obras necesarias para que «esto no se vuelva a repetir», incidiendo en la necesidad de revisar el Plan de Defensa contra Avenidas de 1987. Por Vox, su portavoz, Juan José Liarte, reconoció que fue «relativamente sencillo» alcanzar un acuerdo y Óscar Urralburu, de Podemos, exigió medidas para que no vuelva a ocurrir una catástrofe similar.