Jorge Alonso: «La arquitectura debe respetar la historia y la cultura urbana»

El arquitecto Jorge Alonso. / chapman taylor
El arquitecto Jorge Alonso. / chapman taylor

«Un proyecto nunca termina, ni cuando se entregan sus planos, ni con su ejecución; es parte del futuro continuo de las ciudades», señala el arquitecto y urbanista de Chapman Taylor

B. M. P. Cartagena

«Debemos trabajar respetando nuestra cultura local, nuestros recursos materiales y nuestros factores climáticos», opina el arquitecto Jorge Alonso, quien intervendrá el próximo miércoles en el primer Foro Contract del Mediterráneo, organizado por el Instituto de Fomento de la Región de Murcia (Info) y cofinanciado con fondos Feder, que tendrá lugar en el Auditorio El Batel de Cartagena. El experto, que forma parte desde 1995 del estudio internacional Chapman Taylor -que este año cumple su 60 aniversario-, aboga por «entender y responder a las necesidades de la sociedad y su entorno».

-Usted impartirá una 'masterclass' en el Foro Contract del Mediterráneo. ¿Qué ideas trasversales marcarán su intervención?

-Por un lado, compartiré la experiencia internacional del estudio de arquitectura, urbanismo y diseño Chapman Taylor, a modo de viaje, a través de proyectos internacionales en distintos países, diferentes escalas y variados sectores inmobiliarios. Por otro lado, expondré el método de trabajo, diseño y ejecución de dichos proyectos a través de equipos multidisciplinares y la coordinación de los mismos, uniendo equipos internacionales y locales, respetando la historia y la cultura urbana de cada país en el que desarrollamos proyectos.

El experto abordará el método de trabajo, diseño y construcción de Chapman Taylor en el primer Foro Contract del Mediterráneo, el día 24 en Cartagena

-¿Qué consideraciones debe tener en cuenta una empresa que quiere ofrecer sus productos y servicios a través del canal Contract?

-A nuestro humilde entender, las empresas del canal Contract cuentan, o deben contar, con excelente calidad humana y profesional, así como una amplia versatilidad, tanto en sus productos como en sus servicios, durante el proceso de venta, desarrollo, instalación y seguimiento posterior.

-El prescriptor se ha convertido en una figura intermediaria entre clientes y proveedores. ¿Qué se le presupone?

-No somos nosotros, como arquitectos, los que realizamos esa selección de manera definitiva; normalmente, el mercado se encarga de medir la calidad de esa figura intermediaria tan importante a través de su calidad profesional, de la misma manera que ocurre con el resto de los profesionales que formamos parte del universo inmobiliario.

-En líneas generales, ¿a qué retos se enfrenta el canal Contract?

-Es de tal relevancia el momento actual a nivel tecnología digital, flexibilidad de servicios y reducción en los periodos de tiempo en los que una empresa debe reaccionar al mercado que los retos son enormes, aunque fantásticos para todos, en el sector Contract del diseño, construcción y ejecución de todos los proyectos.

«Versatilidad y éxito global»

-¿Tiene Jorge Alonso su propio 'sello de autor'?

-En Chapman Taylor nos consideramos arquitectos al servicio de la sociedad que, a través de distintos sectores inmobiliarios como el retail, el ocio, las oficinas, el sector residencial o, de manera más general, los proyectos de usos mixtos y de regeneración urbana, han hecho que nuestro 'sello de autor' sea la versatilidad y el éxito inmobiliario de nuestras respuestas concretas a cada proyecto, cliente y entorno urbano en los cinco continentes.

Los pilares fundamentales en los que se basa la filosofía de diseño de los equipos multidisciplinares en los 17 estudios del Grupo Chapman Taylor son: diversificación en creatividad, realistas en el diseño, multicolaborativos en el proceso y enfocados de manera prioritaria en los objetivos del cliente y del usuario final.

-Para usted, ¿un proyecto arquitectónico tiene fin o está en continua evolución?

-Considero que un proyecto requiere tanto esfuerzo, de tantas personas y tanto tiempo en sus procesos internos que, en realidad, no tiene fin nunca, pues es parte del futuro continuo de las ciudades y de las comunidades que lo disfrutarán en el futuro, por lo que, para nosotros, no llega a ser un proceso cerrado nunca.

De hecho, para nosotros no se acaba un proyecto cuando se entregan sus planos ni cuando se acaba su ejecución, nos parece de vital importancia el seguimiento posterior sobre su entorno y evolución dentro de la creación de ciudades sostenibles y habitables, con relevancia especial al cumplimiento de todos y cada uno de los objetivos del cliente que generó el proyecto.

-¿Qué cambios significativos han traído los avances técnicos a la profesión?

-No creo que haya habido un solo sector inmobiliario o proceso de diseño que no haya sido afectado por la irrupción de las nuevas tecnologías o por la 'revolución de internet' (comparable, para mí, a la invención de la rueda), que nos permite vivir en este crucial y fascinante tiempo, lleno de retos y de nuevos avances de tal magnitud que aún es difícil prever sus consecuencias reales por el cambio de percepción de la validez en el tiempo de las fases de diseño, entrega, construcción y ejecución de los proyectos arquitectónicos.

Si bien, es importante señalar que la tecnología es un medio, una herramienta extremadamente útil y no un fin en sí, con lo que la esencia del diseño, la capacidad de respuesta correcta de cada empresa, la profesionalidad de las personas implicadas y la sensibilidad para hacer nuestras ciudades mejores son premisas constantes en nuestros proyectos y equipos internacionales.

-Chapman Taylor está presente en más de 90 países. ¿Las tendencias son distintas a un lado u otro del Mediterráneo?

-Sin duda, una de las cualidades más asombrosas de nuestro trabajo en Chapman Taylor pasan por comprender, colaborar, interactuar y desarrollar proyectos en países de toda índole y cultura. Es una tarea fascinante que nos hace comprender la importancia de unir visiones globales con actuaciones locales donde cada parte es igualmente relevante.

En la zona de los países del Mediterráneo, efectivamente, hay un nexo de culturas y pueblos que crean un espectro maravilloso y plural de sociedades y comportamientos que se pueden 'leer' en las ciudades, en las costumbres y en cada uno de los proyectos que hemos realizado en esta maravillosa zona del mundo. De la misma manera y con igual ilusión abordamos los proyectos en Europa, Asia o Sudamérica, siempre de forma colaborativa y con ansia de aprender y combinar lo mejor de nosotros mismos en cada país con equipos de toda índole y personas que construyen ciudades más habitables, alegres y sostenibles.