Los aparejadores murcianos evalúan la seguridad de los hogares en el País Vasco

EFE VITORIA.

Más de 490.000 viviendas del País Vasco deberían superar la Inspección Técnica de Edificios en 2018, que es obligatoria para los inmuebles con más de 50 años y que examina su estado de conservación, de eficiencia energética y condiciones de accesibilidad, según un informe de los aparejadores murcianos. El estudio, elaborado conjuntamente por la Mutua de Propietarios y el Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de la Región, analiza el estado de las 1.017.600 viviendas del País Vasco.

«Es necesario concienciar a los propietarios y usuarios de viviendas de que deben realizar las inspecciones, operaciones y preventivas de mantenimiento, de sustitución y de adecuación necesarias en sus edificios», afirma la responsable de siniestros de Mutua de Propietarios, Marta Campos. Según el análisis, los edificios construidos entre 1900 y 1955 podrían sufrir daños en las estructuras de madera de cubierta por pudriciones debido a la filtración de humedad o por la carcoma.

 

Fotos

Vídeos