Anulan el despido de un trabajador acusado de simular un robo para quedarse con dinero de la empresa

Anulan el despido de un trabajador acusado de simular un robo para quedarse con dinero de la empresa

El Juzgado declaró improcedente el despido al considerar que nada se había demostrado sobre la supuesta simulación del robo

EFE

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región de Murcia ha desestimado el recurso por una empresa contra la sentencia de un Juzgado de esta ciudad que declaró improcedente el despido de un trabajador llevado a cabo al considerar la demandada que había simulado un robo para apropiarse de las dietas de sus compañeros, de cuyo pago estaba encargado.

La sentencia del Juzgado de lo Social de Murcia al que correspondió la demanda presentada por el despedido, además de declarar nula la extinción de la relación laboral, condenó a la empresa a su readmisión o a pagarle una indemnización de 4.140 euros.

La resolución judicial señalaba que la carta de despido hacía referencia a distintas maniobras llevadas a cabo por su empleado que, según la misma, acreditarían los hechos, de gravedad suficiente para justificar el despido.

Para la demandada, aquel, en colaboración con un compañero, fingieron un robo en el coche para apropiarse de los 4.200 euros que se encontraban en una mochila.

El Juzgado declaró improcedente el despido al considerar que nada se había demostrado sobre la supuesta simulación del robo «y nada se acreditó sobre la falta de liquidación de las dietas con la empresa, ni tampoco acredita esta que el demandante tenga falta de esa liquidación, cuando nunca ha sido admitido por él».

Ahora, la Sala de lo Social del TSJ ha desestimado el recurso presentado por aquella, que solicitó que el despido fuese considerado procedente y que se dieran por demostrados los hechos recogidos en la carta en la que se le comunicó la decisión del cese de la relación laboral.

La apelación no ha prosperado porque, dice el tribunal, durante el juicio no se demostró que hubiese simulado el robo para apropiarse de dinero de la empresa.

La sentencia condena a la apelante, en concepto de costas, a pagar 300 euros al abogado del trabajador.

 

Fotos

Vídeos