Anulan la condena por amenazas a un hombre porque no se puede demostrar que era él el que llamaba

Anulan la condena por amenazas a un hombre porque no se puede demostrar que era él el que llamaba

Las llamadas se efectuaban desde su empresa, pero eso no es prueba suficiente según la Audiencia Provincial de Murcia

EFE

La Audiencia Provincial de Murcia ha anulado la condena impuesta a un hombre como autor de dos delitos leves de amenazas porque el hecho de que las llamadas intimidatorias hechas contra una mujer y el jefe de esta se hicieran desde teléfonos de la empresa propiedad de aquel no demuestra que las mismas fueran efectuadas por él.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, indica que el Juzgado de Instrucción número Uno de Totana (Murcia), en la resolución que ahora se revoca, lo condenó al pago de dos multas de 540 euros cada una.

El relato de hechos probados señalaba que durante tres semanas, el acusado efectuó varias llamadas a los denunciantes con frases amenazantes. Las mismas se hicieron desde los teléfonos pertenecientes a una asesoría de la que el acusado era administrador único.

Ahora, la Audiencia Provincial de Murcia ha anulado la condena en una sentencia en la que indica que aunque los teléfonos desde los que se enviaron las amenazas son propiedad de su empresa, eso no acredita fehacientemente que el autor de las mismas fuese el denunciado.