«¡Antoñito, pero en qué te has metido!»

Antonio 'El Confitero', ayer, conducido por policías nacionales tras desmantelar en su negocio una plantación de marihuana. / badía

Siete arrestados en Ceutí y Alguazas acusados de tráfico de drogas y armas y de tres robos violentos en domicilios

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

En la carta de la confitería no figuraba el pastel más célebre entre los 'fumetas', el 'brownie' de marihuana, pero lo cierto es que en el almacén había género a espuertas para producirlo: 500 plantas de 'maría'. Este fue parte del botín que la Policía Nacional se incautó ayer durante el registro a una pastelería de Ceutí, que se llevó a cabo tras otra intervención en un domicilio de Alguazas. El objetivo de este operativo, según fuentes policiales, era desmantelar una supuesta organización criminal dedicada al tráfico de drogas y armas, así como a los robos con violencia en domicilios.

No habían despuntado los primeros rayos de sol cuando, a las seis de la madrugada y de manera simultánea, decenas de agentes llevaron a cabo dos registros en Ceutí y uno en Alguazas. «Me he despertado al escuchar golpes y gritos: '¡Al suelo, Policía!'», relataba a 'La Verdad' un vecino de la carretera de Mula que reside justo frente a la confitería de Ceutí que fue inspeccionada. «¡Antoñito, pero en qué te has metido!», clamaba con preocupación un antiguo empleado de la pastelería ante el despliegue policial.

Los agentes registraron el local que regenta Antonio V., conocido por los vecinos como 'El Confitero', así como su domicilio, que se levanta justo encima del comercio. «El negocio iba espectacular; hacía billetes a porrillo», afirmaba el extrabajador. Sin embargo, el local cerró hace tres meses, después de ocho años de actividad. «Se veía el trapicheo; todas las santas madrugadas venía gente y le silbaban», aseguraba desde el anonimato un vecino de la zona.

Con antecedentes

'El Confitero' tenía antecedentes por tráfico de drogas, tal y como confirmó la Policía Local de Ceutí. Y ayer le pillaron con una plantación de marihuana, que supuestamente habilitó en el sótano de la confitería que usaba como almacén. «Hemos contado unas 500 plantas», comentaba un agente. De la casa se llevaron documentos, ordenadores... que los investigadores iban cargando en una furgoneta.

El padre de 'El Confitero' tuvo que presenciar cómo su hijo salía esposado del sótano. Minutos antes lo hizo una mujer, cuya identidad no trascendió. A poco más de cuatro kilómetros, en la calle General Moscardó de Alguazas, corrieron la misma suerte Isabel A. R. R.; María Antonia S. R., conocida como 'La Mari'; y Narciso S. R., 'El Chuli'. «Les han tirado la puerta abajo y han metido perros», narró un testigo a este diario. En las dos localidades se desplegaron, entre otras unidades, guías caninos, Policía Judicial y Seguridad Ciudadana de Molina de Segura, la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de Murcia y el Grupo de Operaciones Especiales (GOES) de Valencia.

«Aquí lo sabía todo el mundo», añadía otro vecino en tono confidencial. Durante el operativo fueron detenidos cuatro mujeres y tres hombres. Seis de ellos son españoles y uno de nacionalidad rumana. La Policía Nacional intervino estupefacientes en los tres registros. Estos arrojaron el siguiente saldo: 700 plantas de marihuana, tres kilos de 'maría' embolsada y lista para su venta y 200 gramos de heroína y cocaína. Los agentes también se hicieron con 10.000 euros en metálico, dos armas largas, tres armas cortas y gran cantidad de munición.

La investigación relaciona a los detenidos con tres robos con violencia en domicilios, a falta de analizar los objetos incautados. También se está tratando de aclarar si alguno participó en asaltos a narcotraficantes.

 

Fotos

Vídeos