La CHS y Ametse descartan que los últimos vertidos al Mar Menor se deban a las lluvias de otoño

Desembocadura en el Mar Menor de la rambla del Albujón, en una fotografía del pasado mes de septiembre. /Pablo Sánchez / AGM
Desembocadura en el Mar Menor de la rambla del Albujón, en una fotografía del pasado mes de septiembre. / Pablo Sánchez / AGM

El organismo de cuenca culpa de esta situación a la actividad en la zona de una o varias desalobradoras que trabajan de forma intermitente

LA VERDADMurcia

La Confederación Hidrográfica el Segura (CHS) anunció este miércoles que inicia una investigación por los vertidos de salmuera detectados el pasado mes de enero al canal D-7 del Albujón y también rechaza que se deban a la subida del nivel freático por unas lluvias como sostiene la Comunidad.

La investigación iniciada por el organismo de cuenca señala a «vertidos de salmuera procedentes de una o varias desalobradoras que trabajan de forma intermitente».

Técnicos de la Confederación detectaron a finales del pasado mes de enero un incremento del caudal circulante por el canal D7 que vierte a la rambla del Albujón y, por tanto, al Mar Menor. Ante esta situación anómala, se tomaron muestras en varios puntos del canal los días 4 y 5 de febrero y el informe resultante señala que, «a la vista de estos resultados y reflejados los puntos de toma de muestras sobre una ortofoto, se constata que en una zona concreta se está recibiendo en el canal de desagüe un vertido no visible de salmuera, procedente de una o varias desalobradoras en funcionamiento intermitente».

También señala que, una vez que las aguas llegan a la rambla del Albujón y se van mezclando con los drenajes de los cultivos, «los valores de conductividad y concentración de nitratos se van normalizando».

La CHS está intentando localizar las instalaciones de desalobración de la zona para precintarlas tras comunicar la situación a la Dirección General de Carreteras y a la Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena, pues son propietarios de dos tuberías que discurren por la zona y que podrían estar recibiendo los caudales de salmuera.

Finalmente, el presidente de la CHS, Mario Urrea, remitió un escrito a la directora general del Medio Natural, Consuelo Rosauro, ante las informaciones que relacionaban los vertidos detectados con las obras de drenaje que está realizando la CHS en Los Alcázares.

En dicha comunicación le informa de los resultados de las analíticas realizadas y la búsqueda de las estaciones desalobradoras, que descarta la implicación del organismo de cuenca en el origen de los vertidos. Además, emplaza a una leal colaboración entre las administraciones y le invita a ponerse en comunicación con la CHS «para cualquier aclaración en el presente o el futuro».

Ametse también contradice a la Comunidad

La Asociación Meteorológica del Sureste (Ametse) criticó este miércoles que la Dirección General de Medio Natural de la Comunidad responsabilice a las lluvias del pasado otoño de la existencia de nuevos vertido en el Mar Menor, a través de la rambla del Albujón.

Ametse asegura que «nuevamente se trata de achacar a motivos climáticos problemas que tienen su origen en malas prácticas del ser humano, en muchos casos consentidas y amparadas desde las administraciones públicas».

Según esta asociación, los datos pluviométricos del Campo de Cartagena durante el presente año hidrológico «se encuentran próximos a los valores medios, incluso con zonas por debajo de esas cifras». Además, subrayan que los registros de precipitaciones recogidos en los últimos meses «están claramente por debajo de la media para esta zona de la Región».

De esta forma, Ametse señala que «no parece de recibo achacar a las lluvias de hace varias semanas un aumento del agua que se vierte ahora al Mar Menor desde la rambla de El Albujón». Además, indica que «es un error» no mencionar los aportas extra de «caudales provenientes del trasvase Tajo-Segura y el aumento de regadío en todo el Campo de Cartagena».

La asociación recuerda que esta zona «no hay fuentes naturales y el régimen pluviométrico imperante desde hace miles de años se caracteriza por que los cauces solo llevan agua en situaciones de lluvias importantes y exclusivamente durante unas pocas horas».

«Desde Ametse volvemos a insistir en la importancia de atender siempre a la rigurosidad de los datos y registros climáticos a la hora de achacar a la climatología el origen de problemas relacionados con el territorio, recordando, por último, que es la comparación entre estos valores y series históricas con otros lo que permite obtener una visión real de los problemas ambientales, alejándose de otro tipo de intereses», apostilla la asociación en un comunicado.

Más