Los alumnos que estropeen los libros de texto prestados tendrán que reponerlos

LA VERDAD MURCIA.

La consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, anunció ayer que durante este curso se va a desarrollar una campaña en los centros escolares para concienciar a los alumnos de que deben cuidar los libros que el próximo año pasarán a otros estudiantes. El nuevo sistema de préstamo de libros de texto, que este año ha llegado a 42.000 estudiantes de Primaria y FP, contempla la gratuidad total de los manuales para todos los estudiantes de enseñanza obligatoria en cuatro años.

Los manuales son propiedad de la Administración, que los presta a los colegios y estos, a su vez, los entregan a los alumnos para que los utilicen un curso. Superado el año académico, los estudiantes tendrán que devolver los libros al colegio o instituto para que sean reutilizados por otros estudiantes hasta que su deterioro aconseje reemplazarlos. Así, los alumnos están obligados «a hacer un uso responsable de los libros prestados y a reintegrarlos al centro en buen estado de conservación. Los estudiantes que pierdan o deterioren el material prestado de manera negligente estarán obligados a su reposición», concretan las instrucciones de Educación.

La titular de Educación destacó que, en cada centro educativo, se ha nombrado a un responsable que coordina el programa, organiza la recogida y catalogación de las donaciones de libros y material curricular y evaluará el buen estado de los libros para su reutilización. Del mismo modo, registrará un inventariado de los libros y material curricular que entran a formar parte del banco. El sistema de préstamo de libros de texto se ampliará el próximo curso a los cursos de quinto y sexto de Primaria y primero de la ESO.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos