El 80% de los alumnos que fueron a clases de refuerzo en julio logran el título de ESO

La tasa de éxito es 16 puntos mayor que la habitual entre los estudiantes que suspenden en junio

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Los chicos de cuarto de la ESO que suspendieron el curso en junio y pasaron el verano 'hincando codos' en sus institutos tuvieron recompensa. El 80% de los alumnos que participaron en el programa de refuerzo educativo durante el mes de julio lograron el título de Educación Secundaria Obligatoria y pueden progresar en sus estudios cursando FP o Bachillerato. La tasa de éxito es superior a la registrada otros años, cuando los estudiantes con suspensos preparaban por su cuenta los exámenes de 'repesca' de septiembre, y titulaban de media el 64%. A las clases de refuerzo asistieron en julio 911 alumnos de cuarto de ESO, el último de la etapa y que conduce al título de Secundaria. De ellos, lograron aprobar y titular la ESO 728.

El plan de refuerzo para los alumnos con suspensos, inspirado en otro similar que desarrollan desde hace años en Castilla-La Mancha, una de las comunidades que más ha mejorado sus tasas de éxito educativo en todas las evaluaciones externas, se puso en marcha el último trimestre del curso pasado y continúa este, en el que la Comunidad destina un millón de euros. Se dirige a alumnos que precisan apoyo y refuerzo en áreas y materias instrumentales, organización del trabajo, hábitos y técnicas de estudio, así como habilidades para la integración o adaptación al grupo.

EN CIFRAS

15.000
alumnos de cuarto de Primaria, segundo de la ESO, sexto de Primaria y cuarto de ESO asisten ese curso a las clases de refuerzo.
44
horas de refuerzo reciben en total los alumnos de ESO (cuatro semanales), mientras que los de Primaria asisten a 33.
497
grupos de estudiantes de centros públicos y concertados seguirán el programa de apoyo.

Las clases se centran en el refuerzo de las asignaturas troncales, con especial atención a Lengua Castellana y Literatura y a Matemáticas, y se desarrollan en grupos de entre 7 y 15 alumnos. Los propios centros solicitan participar y deciden qué alumnos reciben el refuerzo.

El pasado curso se beneficiaron cerca de 7.000 estudiantes, 4.221 de sexto de Primaria y 1.542 de cuarto de ESO. Los dos cursos son de final de etapa, y de alguna manera definen el futuro académico de los chicos. Este curso el programa llegará también a alumnos de cuarto de Primaria y segundo de la ESO, que son dos niveles en los que se registran tasas altas de fracaso y repetición de curso. Se beneficiarán un total de 15.000 alumnos de los centros que han solicitado participar. Este curso se imparten un total de tres horas semanales de apoyo y refuerzo en Primaria, lo que implicará aproximadamente 33 horas en cada grupo, y cuatro horas semanales en ESO, lo que supone un total de 44 horas.

En la modalidad de refuerzo educativo en horario de tarde fueron autorizados un total de 322 grupos de Primaria, de los que 228 pertenecen a la red pública y 94 son concertados. En casi todos ellos se impartirán en cuarto y sexto curso. En Secundaria fueron 175 los grupos adjudicados (93 públicos y 82 concertados). El profesorado que imparte las clases pertenece preferentemente al claustro de cada centro educativo, lo que facilita la coordinación con el equipo docente del alumnado. Incluso puede ser el mismo profesorado que da las clases ordinarias el que imparta el refuerzo por las tardes.

En caso de no disponer de docentes voluntarios en el propio centro, se ofrece la posibilidad de contar con profesores voluntarios de otros centros educativos para impartir estas actividades de refuerzo. El programa pretende rebajar las tasas de abandono y fracaso escolar, y frenar la sangría de chicos que dejan los estudios sin conseguir el título de la ESO, básico para enfrentar el mercado laboral. La consejera, Adela Martínez-Cachá, se felicitó por los resultados del plan, que «seguimos potenciando este curso».

 

Fotos

Vídeos