Las alianzas marcan los ayuntamientos de la Región de Murcia

Ana Belén Castejón levanta la vara de mando en señal de triunfo tras ser reelegida, ayer, alcaldesa de Cartagena con el apoyo del PP y Ciudadanos. / J. M. RODRíGUEZ / AGM
Ana Belén Castejón levanta la vara de mando en señal de triunfo tras ser reelegida, ayer, alcaldesa de Cartagena con el apoyo del PP y Ciudadanos. / J. M. RODRíGUEZ / AGM

El PP es el más favorecido por los acuerdos locales, al gobernar en 17 municipios, siete de ellos donde el PSOE fue el más votado, y le sigue Cs, que logra sus tres primeros alcaldes, pero los socialistas controlarán 23 ayuntamientos, entre ellos Cartagena y Lorca

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJO

Las negociaciones de última hora y el arte de tensar la cuerda provocaron ayer una convulsión en el mapa municipal de la Región de Murcia. Si los murcianos exigían diálogo con su voto disperso y fragmentado el pasado 26 de mayo, que se tradujo en 26 de los 45 ayuntamientos sin mayorías claras, ayer, los políticos les dieron respuesta con una doble ración de pactos que trastocaron el reparto de poder salido de las urnas.

La conclusión final, tras la jornada de constitución de los ayuntamientos y elección de sus alcaldes, es que el PSOE se confirma como principal fuerza política en los municipios de la Región, ya que tendrá el bastón de mando en 23 de las 45 corporaciones, dos menos que al final de la pasada legislatura.

Sin embargo, los socialistas salen trasquilados después de la vertiginosa carrera de pactos vivida en un buen número de ayuntamientos en las horas previas. El PSOE fue el partido más votado en 29 municipios en las elecciones locales, con una docena de mayorías absolutas, pero desde ayer solo cuenta con 23 alcaldías, eso sí, entre ellas figuran tres de las más importantes: Cartagena, Lorca y Molina de Segura.

Unos ganan, otros pierden

Aunque el PSOE fue el claro ganador de las elecciones municipales en la Región, al conseguir 324 concejales -64 más que en 2015-, el retroceso experimentado por Podemos e IU, sus socios naturales, le ha perjudicado a la hora de negociar alianzas. De hecho, de los 17 municipios en los que precisó apoyos para apuntalar las mayorías simples conseguidas, solo en ocho pudo retener ayer las alcaldías.

Asi queda el mapa político de la Región.
Asi queda el mapa político de la Región.

Los socialistas, además, acabaron la jornada con un grave problema orgánico en Cartagena, que podría acabar con la expulsión de sus ediles, incluida la reelegida alcaldesa, Ana Belén Castejón, por pactar con el PP sin el beneplácito de la ejecutiva regional que lidera Diego Conesa, para turnarse en la alcaldía con la candidata popular, Noelia Arroyo, dos años cada formación, para lo que contarán con la cooperación de Ciudadanos.

Un importante número de corporaciones tendrá gobiernos de coalición, lo que exigirá continuo diálogo entre los socios

El PP, en cambio, aunque comienza la legislatura municipal con 18 alcaldes, uno menos con que finalizó la pasada, sale reforzado gracias a los pactos locales, ya que el 26-M los murcianos solo le habían dado la victoria en 13 poblaciones, en siete de ellas con mayorías absolutas.

En el balance definitivo de las negociaciones desarrolladas en los 26 municipios donde no se registraron mayorías absolutas, los populares son los claros vencedores, junto con sus socios preferentes, Ciudadanos.

El PP se quedó ayer con la alcaldía de siete ayuntamientos en los que el PSOE fue el más votado: Abanilla, Caravaca, Cehegín, Ceutí, Fuente Álamo, Pliego y Ricote. Los populares consiguieron también retener el poder en Puerto Lumbreras y recuperarlo en Librilla, además de lograr la reelección de José Ballesta en la ciudad de Murcia tras una durísima negociación con Ciudadanos que se prolongó hasta poco antes del Pleno constituyente, y que permitirá a la formación naranja gestionar importantes parcelas del poder local.

El PSOE quiere expulsar a sus ediles en Cartagena por pactar con el PP para repartirse la alcaldía y recupera Lorca con el apoyo de Cs, que, sin embargo, favorece la continuidad de los populares en Murcia

Los acuerdos entre azules y naranjas para repartirse alcaldías le reportarán a los primeros concluir la legislatura al frente de la corporación de Albudeite, y también de la de Cartagena, gracias al polémico pacto con los socialistas.

Las claves

Liderazgo municipal
El PSOE se mantiene como principal fuerza municipal, al gobernar 23 de los 45 ayuntamientos, a pesar de que son dos menos que en la pasada legislatura y de que en las elecciones del 26-M fue el partido más votado en 29 poblaciones.
El bloque del centro derecha
El PP, que fue la formación más votada en 13 municipios, tendrá alcaldes en 17 ayuntamientos, en buena parte gracias al éxito de sus pactos con Cs, que también saca rédito de estos acuerdos al conseguir sus tres primeras alcaldías en la Región de Murcia.
La importancia del acuerdo
El diálogo y el pacto han protagonizado el inicio de la legislatura, y seguirán siendo relevantes durante el resto a causa del elevado número de ayuntamientos que tendrán gobiernos de coalición.

El golpe más duro sufrido por el PP fue la pérdida de la alcaldía de Lorca después de doce años. El frente del centro derecha se rompió en la capital del Guadalentín, donde el único concejal de Cs se inclinó, al final, por apoyar una alianza con PSOE e IU que aupó a la presidencia de la Corporación al socialista Diego José Mateos. También se le escaparon de las manos a los populares Mazarrón, cuyo alcalde será socialista, y Fortuna, donde compartirá el gobierno con Cs, aunque bajo presidencia del único edil de este partido.

La formación naranja también obtuvo un suculento rendimiento de sus pactos con el PP, al conseguir sus primeros tres alcaldes en la Región de Murcia en la citada Fortuna y Aledo, y durante los dos primeros años de legislatura en Albudeite. Los acuerdos también le permitirán ocupar las alcaldías de Cehegín -segunda mitad del mandato- y Ceutí -el último año-.

Regidores naranjas

La dirección regional de Ciudadanos resaltó ayer que, además, sus concejales tendrán responsabilidades de gobierno en otros ocho municipios: Murcia, Fuente Álamo, Caravaca, Ricote y Pliego, en coalición con el PP; en Las Torres de Cotillas y Lorca, con el PSOE; y en Cartagena, en colaboración con ambos partidos.

El cambio de estrategia de la dirección naranja de entrar en las instituciones en esta nueva legislatura le permitirá, a pesar de haber obtenido menos votos que en las anteriores elecciones, tener mucho más protagonismo político en los ayuntamientos de la Región.

El diálogo y los pactos han marcado el inicio de la legislatura en los municipios, y será un factor de permanente relevancia durante los próximos cuatro años, dado el elevado número de corporaciones -más de veinte- que estarán gobernadas en coalición. Esta circunstancia pondrá a prueba durante el actual mandato las relaciones y la lealtad institucional entre los socios de gobierno.

El nuevo cuadro del poder municipal lo completan IU, que gobernará en Totana, donde fue la fuerza más votada, aunque no pudo cerrar un acuerdo con los socialistas, y los independientes de Torre Pacheco, que conservan el poder y podrán gestionar el municipio con mayoría absoluta merced al compromiso sellado con los socialistas.

Por comarcas, el principal cambio tras la toma de posesión de las nuevas corporaciones municipales es el regreso con fuerza del PP al Noroeste, histórico bastión socialista, gracias a las alcaldías conseguidas en Caravaca de la Cruz y Cehegín, donde gobernará de la mano de Ciudadanos.