Pierde la visión al chocar contra un árbol en un colegio de Alhama y es indemnizado con 5.970 euros

El Consejo Jurídico de la Región de Murcia llegó a la conclusión de que «no puede decirse que el accidente fuese fortuito, imprevisible e inevitable» tras el suceso que le ocurrió a un niño en 2016

EFEMurcia

Un alumno de un centro de Educación Infantil y Primaria de Alhama de Murcia que padece pérdida de agudeza visual como consecuencia del accidente que sufrió al chocar contra la rama de un árbol tiene derecho a ser indemnizado por la administración regional con 5.970 euros.

Esa es la conclusión a la que llega el Consejo Jurídico de la Región de Murcia (CJRM) en el informe que emitió a instancias de la Consejería de Educación. Este órgano consultivo discrepa así de la propuesta hecha por el instructor del expediente, que se pronunció en contra de estimar la reclamación al considerar que no existía una relación de causalidad entre el daño por el que se solicitó la indemnización y el funcionamiento de los servicios públicos.

Afirma el dictamen que el accidente se produjo el 14 de septiembre de 2016, cuando el niño, que tenía entonces cinco años de edad, se dañó un ojo al chocar contra la rama de un ciprés de los que crecen en el centro escolar formando un seto, lo que ocurrió durante el recreo y que le supuso 135 días de recuperación.

Para el CJRM, «no puede decirse que el accidente fuese fortuito, imprevisible e inevitable», como sostuvo el instructor del expediente. Y añade que el pequeño jugaba en un lugar no autorizado para ello y en presencia del personal que estaba encargado de su cuidado, «que debían velar por su seguridad». Ese cuidado -concluye el informe- era especialmente exigible «porque los cipreses pueden presentar salientes capaces de causar estas lesiones, aunque estén debidamente podados».