Pon un algoritmo en tus ojos

Pedro Esquiva, ciego de nacimiento, acude solo al hospital con ayuda de NaviLens./M. Bueso
Pedro Esquiva, ciego de nacimiento, acude solo al hospital con ayuda de NaviLens. / M. Bueso

Un sistema de marcadores, creados por la firma murciana Neosistec, permite a los invidentes guiarse sin ayuda en cualquier recinto solo con su móvil

Alexia Salas
ALEXIA SALASSan Javier

Lo que los ojos te niegan, lo imaginas o, más allá, lo sueñas. Para el joven informático Pedro Esquiva, ciego de nacimiento a causa de un glaucoma, era un sueño descubrir pasillos, pulsar ascensores y abrir puertas sin tener que pedir ayuda. Era una 'peli' de ciencia ficción que se proyectaba de noche en su mente: la no dependencia para acudir solo a una consulta médica, pagar un recibo en una oficina pública o ir de compras. Tan simple como la vida cotidiana sin barreras.

Si no hubiera tomado parte en la creación de NaviLens, un sistema de marcadores tecnológicos y visión artificial que, con una sencilla apariencia, permite a los invidentes guiarse sin ayuda, no lo podría creer. Aún no se ha bajado de la nube de emoción a la que se subió hace dos años, cuando se unió al equipo de la empresa murciana Neosistec, que perseguía la solución para la libre movilidad de los invidentes por edificios y recintos cerrados. «He llegado a soñar que iba por la calle y nuestro sistema estaba implantado en todas partes y yo podía moverme sin problemas», cuenta Pedro, quien ha hecho de algo más que de 'conejillo de Indias' del dispositivo.

Unas simples pegatinas

Tras cinco años de trabajo, el resultado no solo es gratuito para los usuarios ciegos, y asequible económicamente para las empresas y centros públicos -entre 300 y 400 euros en las etiquetas y entre 15 y 29 euros al mes para mantenimiento-, sino que la firma murciana irrumpe a nivel internacional en la investigación sobre accesibilidad urbana. «No hay nada semejante en todo el mundo. Es un algoritmo completamente nuevo», afirma el director gerente de Neosistec, Javier Pita.

La aplicación acaba de recibir el premio Vodafone 'Connecting for Good' a la Innovación en la categoría de 'Accesibilidad TIC' por mejorar la calidad de vida de un colectivo vulnerable. En el proyecto trabajaron doce especialistas de distintas áreas, un equipo joven netamente murciano, junto con el investigador también murciano Juan Manuel Sáez de la Universidad de Alicante. «Nos encanta la innovación. Nos vemos como una empresa muy disruptiva», apunta el gerente, quien destaca el apoyo del Instituto de Fomento en orientación y ayuda financiera.

¿Pero en realidad qué hace su invento por los invidentes? Si te vas de paseo con Pedro Esquiva y su perro lazarillo Ulysses es fácil comprobarlo. «Ulysses lo ha vivido todo conmigo. Me lo traje de Michigan. Con él no se cumple lo de 'pasas más hambre que el perro de un ciego', vive mejor que yo», comenta el joven informático. Pedro ha memorizado el trayecto a oscuras que hace cada mañana desde su casa hasta el tranvía, en el centro de Murcia, «pero luego si quiero moverme por la Universidad o por un centro de salud o un centro comercial, no sé qué hacer», explica. De hecho, incluso para viajar en tranvía «no es sencillo porque se supone que hay un cartel en Braille en un punto de los 20 metros de estación. Y cómo lo buscas», se pregunta.

Cualquier invidente se ve abocado a preguntar y pedir ayuda cien veces al día, pero además en algunos lugares, como Mercadona, les prohíben entrar con el lazarillo. «He presentado reclamaciones, pero no cambian. Ya ni te cabreas. Yo siempre voy con la sonrisa puesta», comenta Pedro, quien ve despejarse su camino con la aplicación que ha contribuido a crear con muchas horas de trabajo y desvelos.

Pedro se sitúa, móvil en mano, en la puerta de la Universidad, y abre la aplicación NaviLens, que se descarga de forma gratuita. «Mis manos son mis ojos, así que muevo el brazo para que el móvil rastree las señales que emiten los códigos de las etiquetas que se han pegado en el edificio», explica. El móvil le indica a cuántos metros se encuentra de la puerta principal, si es giratoria y si hay un escalón antes o después. Cuando accede al edificio, una voz le indica qué servicios funcionan en cada planta y dónde está el ascensor.

«No te hace una ruta prefijada a donde quieres ir. Te da la información y tú llegas con las mismas dificultades que alguien que ve», asegura Pedro, quien aportó al dispositivo el sistema de pitidos: «No tiene solo locuciones habladas, sino que con pitidos ascendentes o descendentes te señala la derecha o la izquierda y la cercanía de una puerta». Para el joven, «el sistema reduce al 15% el número de veces que pregunto al día». Aún vive el subidón de la experiencia: «Es acojonante, algo intenso y emocionante. La primera vez que voy solo por un pasillo en un sitio que desconozco».

Tanto Pedro como el director del equipo señalan «la importancia de la estandarización» del sistema. Si el invidente no encuentra los códigos que incluyen unas sencillas pegatinas, no hay señal ni independencia posibles. Necesitan que empresas e instituciones los instalen.

Turismo y sanidad

Las funciones del algoritmo permiten incluir información extra: «Un restaurante puede hacer que su carta se transmita en cualquier idioma, y así yo no tengo que pedir a alguien que me la lea», apunta Pedro, quien sueña con encontrar esa guía hablada en hoteles, restaurantes, su centro de salud, aeropuertos, supermercados y museos. «De todos los museos de la Región, solo en el de Música Étnica de Barranda me permitieron entrar solo. En el resto tenía que ir con un grupo», cuenta Pedro. En los hoteles, le hacen esperar en recepción hasta que un empleado se libera para acompañarlo a la habitación.

El código inventado hace soñar al equipo de I+D. Para el gerente, «tiene aplicaciones brutales, en sanidad para identificar a los pacientes sin escanearles el código de barras como una charcutería, y en turismo tiene mil aplicaciones, como audioguía en museos en cualquier idioma».

La empresa ya innovó en el área del medio ambiente como creadora de la aplicación ConectAmbiental promovida por la Comunidad, que permite acceder a toda la información de las playas del Mar Menor.

 

Fotos

Vídeos