Alegría y pocos sollozos en el primer día

Cehegín fue el municipio más madrugador de España en iniciar el curso escolar, que el presidente regional inauguró en el colegio Ciudad de Begastri

José Luis Piñero
JOSÉ LUIS PIÑEROMula

Sonrisas, nervios y alguna lágrima. Hubo de todo entre los niños de educación Infantil y Primaria que ayer llegaban al colegio Ciudad de Begastri de Cehegín. La comunidad educativa de la localidad ceheginera fue la más madrugadora de España en retomar la actividad en las aulas. El 'estreno' nacional motivó la presencia de numerosos periodistas y cámaras de televisión a las puertas del centro, por lo que muchos de los pequeños se vieron sorprendidos ante el revuelo mediático. Los chiquillos, de entre 3 y 12 años, llegaban sorprendidos acompañados de madres, padres y abuelos, entre nervios y alegría por el comienzo de las clases.

El curso irá comenzando de forma escalonada en los distintos municipios de la Región, que fijan anualmente cuándo empieza y termina el año académico, aunque deben cumplir, tal y como fija la Lomce, un mínimo de 175 días lectivos.

En Cehegín, el tempranero arranque era percibido con distintos ánimos. Laura, profesora de Francés en Educación Primaria, admitió que el arranque madrugador del curso «nos pilla un poco arrebatados», y apuntó que «nos incorporamos el lunes y no hemos podido preparar, como quisiéramos, las clases y la bienvenida a los niños; pero saldremos». La docente valoró positivamente la gratuidad de los libros de texto para este curso, «sobre todo por los padres y lo que supone esta medida para la economía familiar». Valga como ejemplo María José, con dos hijos escolarizados en el centro, quien admitía que la medida «nos ha venido de maravilla; tenemos mucho alivio porque nos costaban mucho dinero». Madre de la alumna Alegra, comentó que tanto ella como su hija estaban muy nerviosas: «La niña estaba deseando entrar al colegio».

Padres reivindicativos

Otros padres, como José, se mostraban más críticos: «Es un colegio público que funciona bien, a pesar de los recortes y la discriminación que se está produciendo entre la educación pública y otras modalidades de enseñanza». A las puertas del centro, denunciaba que la Consejería de Educación está dejando a algunos alumnos de la Región «en barracones y con falta de medios». También enumeró varias carencias del colegio Ciudad de Begastri que habían hecho llegar a la Consejería, tales como «la falta en el número de horas de docentes de especialidades. Además, están trabajando con grupos de 26 y 27 alumnos, por lo que hay que invertir para que la ratio sea razonable».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos