Más quejas de los estudiantes por «la falta de plazas» en la línea 78

Estudiantes viajando de pie en el pasillo de la línea 78. / agerm
Estudiantes viajando de pie en el pasillo de la línea 78. / agerm

El PP defiende que se han estudiado los índices de ocupación y no se supera la capacidad del autobús

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍA

La imagen habla por sí sola: decenas de estudiantes agolpados en el pasillo del autobús, viajando de pie, en la línea 78 que conecta Alcantarilla con la UCAM y el campus de Espinardo de la Universidad de Murcia. La fotografía fue tomada el pasado jueves, a las 8.00 horas, por la Asociación General de Estudiantes de la Región de Murcia (Agerm), y ha motivado que este colectivo, por segunda vez en la legislatura, denuncie los problemas que sufren en los desplazamientos: «Lo que debería ser un viaje cómodo se convierte en un viaje lleno de agobios, malestar e intranquilidad, ya que este autobús circula por la autovía A-7, en plena hora punta, con gente de pie y sin poder sujetarse».

Esta asociación estudiantil recordó ayer que el equipo de gobierno del PP suma un año y diez meses sin cumplir una moción que se aprobó en el Pleno de enero de 2017. La iniciativa de PSOE, Ciudadanos, Podemos e IU instaba a que los populares llegasen a un acuerdo con Latbus para mejorar el servicio, bien cubriendo el trayecto de la línea 78 con un autobús articulado de 122 plazas o, en su defecto, habilitando dos buses normales, para paliar la «falta de plazas» que denuncian los estudiantes.

Agerm criticó que «el PP de Alcantarilla sigue haciendo caso omiso a las quejas que esta asociación lleva realizando tanto tiempo». Tal extremo fue corroborado desde la empresa Latbus: «Los autobuses que prestan el servicio son de 15 metros, con plazas similares a los conocidos como 'gusanos', sin que se haya recibido solicitud de modificar el contrato actual». Por este motivo, los estudiantes reiteraron que «necesitamos que de una vez, el equipo de gobierno del Ayuntamiento cumpla con su obligación, que es la de ejecutar las mociones aprobadas, y lleve a cabo las negociaciones necesarias con la empresa de transporte para poder subsanar este problema».

La edil de Hacienda, Raquel de la Paz, no creyó necesario modificar la línea 78 tras haber analizado el servicio, que está cubierto por un autobús de alta capacidad, para 114 viajeros, y con solo ocho plazas menos que un gusano (122).

«A lo largo del curso pasado, en diferentes días, se hizo un seguimiento del nivel de ocupación de pasajeros de la línea, tras la última parada en Javalí Nuevo y antes de incorporarse a la A-7. Los índices de ocupación oscilaban de 90 a 99 viajeros, por lo que la capacidad del autobús nunca sobrepasaba lo autorizado», zanjó la concejal.

 

Fotos

Vídeos