Protesta contra el cierre de unidades del Bachillerato nocturno del IES Salzillo de Alcantarilla

Un momento de la protesta, ayer, frente al instituto. / Nacho García / AGM
Un momento de la protesta, ayer, frente al instituto. / Nacho García / AGM

Educación mantiene que apenas ha recibido diez solicitudes para la especialidad de Humanidades y ninguna para Ciencias

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

Decenas de padres de alumnos, miembros de la comunidad educativa y vecinos se concentraron ayer a las puertas del IES Francisco Salzillo de Alcantarilla para denunciar la supresión de varias unidades del histórico Bachillerato nocturno de ese centro, entre ellas las especialidades de Humanidades y de Ciencias. Según denunciaron, la Consejería de Educación ha decidido no ofertar esas modalidades «porque no hay números, y lo que es más sorprendente, perdemos el primero de Bachillerato de Humanidades, que tiene más matrícula que otras opciones»

Según la Consejería de Educación, aún no se ha tomado ninguna decisión porque «el plazo de admisión para el Bachillerato nocturno finaliza el día 1 de julio y aún no se sabe cuántas solicitudes tendrán. En estos momentos sola hay 10 solicitudes para el Bachillerato de Humanidades y ninguna en la modalidad de Ciencias, por lo que será probable que no se ofrezca la modalidad de Ciencias, ni las asignaturas de Latín y Griego». Educación insistió en que todos los alumnos que pasan de primero a segundo continuarán con su formación «de forma absolutamente normal».

En un principio, y a falta de que finalice el periodo de admisión, la oferta de nocturno se compone de primero y segundo de Ciencias Sociales y segundo de Ciencias y de Humanidades. La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras respaldó las quejas y rechazó las supresiones de unidades, «que son una vía de privatización del sistema educativo regional».

El horario permite seguir con sus estudios a decenas de alumnos que tienen que ponerse a trabajar

La concentración estaba convocada por la Asociación de Madres y Padres del centro y por el profesorado del instituto afectado, que lamentaron que se haya adoptado la decisión sin antes haber celebrado «un diálogo previo con la comunidad educativa afectada y sin negociación de ningún tipo con la representación legal de los trabajadores». El Bachillerato nocturno, muy reconocido en la zona por su función social, permite a decenas de alumnos seguir estudiando aunque tengan que trabajar por las mañanas o dedicarse a otras tareas.

Para el sindicato no es casualidad que «esta destrucción de oferta educativa pública coincida con el número de unidades de Bachillerato concertadas en un número creciente de centros educativos privados que imparten ese nivel y FP». Comisiones Obreras rechazó además los argumentos «de carácter economicista» que la Consejería ha dado para adoptar esta decisión. «Si bien el número de alumnos es escaso en el Bachiller de Ciencias (lo que resulta lógico), no lo es en el de Humanidades, que igualmente se suprime».