La mayor cocina en ebullición

El consejero Villegas (2d) junto al resto de la delegación, ayer. / AYTO
El consejero Villegas (2d) junto al resto de la delegación, ayer. / AYTO

La Consejería de Salud comprueba en una visita los estándares de calidad de las instalaciones de Serunion, que elabora 2.800 menús diarios

LA VERDAD

El consejero de Salud, Manuel Villegas, junto al director general de Salud Pública, José Carlos Vicente; y el jefe de Servicio de Inspección Sanitaria, Jesús Carrasco, visitaron ayer la cocina central que la empresa de restauración Serunion tiene en sus instalaciones de Alcantarilla, donde comprobaron de primera mano el trabajo que los inspectores realizan en esta firma contratada para el servicio de comedores escolares de la Región. Durante su estancia, en la que estuvieron acompañados por el alcalde, Joaquín Buendía, comprobaron los estrictos controles de calidad y seguridad para la elaboración de unos 2.800 menús diarios, y 22.000 en toda la Región sumando los centros que cuentan con cocina propia.

Durante sus 30 años de experiencia, Serunion ha sabido adaptarse a las necesidades de los comensales. Por ello, cuenta con un departamento de nutrición formado por expertos que elaboran platos adaptados a las distintas necesidades alimenticias de los consumidores. En total, elaboran 280 menús especiales a diario que sirven en distintos centros por todo el territorio murciano, entre los cuales hay platos sin carne, sin gluten, sin cerdo o aptos para aquellas personas que padecen algún tipo de alergia alimentaria, como por ejemplo a los frutos secos.

«Nuestra cocina central en Alcantarilla lleva trabajando muchos años y la visita de la Consejería de Salud es un indicador de que vamos por el buen camino. Nuestra experiencia y la cercanía con los clientes han sido factores clave para ofrecer un servicio de calidad», explicó Pedro Tallón, director regional de Serunion, quien acompañó a la comitiva durante su visita.

Un millar de trabajadores

Esta compañía, líder en el sector de la restauración de colectivos en España, emplea a cerca de 1.000 trabajadores en la Región en sus casi 140 centros, entre los que se encuentran colegios, hospitales, residencias de la tercera edad y empresas.

En sus instalaciones, además de estar sometidas a auditorías de seguridad alimentaria periódicas -tanto internas como externas-, son los técnicos de la Consejería de Salud quienes asumen la responsabilidad de supervisar la cocina central.

El servicio de Seguridad Alimentaria y Zoonosis incluye medidas específicas, a través de un protocolo de inspección. Así, se realiza como mínimo una visita por curso escolar en cada uno de los centros que prestan el servicio de comedor, donde se verifica la implantación de los sistemas de autocontrol relativos a las normas de higiene de los productos alimenticios y las prácticas de manipulación y se estudian y valoran desde el punto de vista nutricional.