Golpe a la Iglesia de La Luz por la detención de su líder en EE UU por pederastia

El pastor de la iglesia La Luz del Mundo de Alcantarilla, Zacarías Martínez, frente al templo en obras. / EDU BOTELLA / AGM
El pastor de la iglesia La Luz del Mundo de Alcantarilla, Zacarías Martínez, frente al templo en obras. / EDU BOTELLA / AGM

Zacarías Martínez, pastor del templo de Alcantarilla, asegura que no se trata de una secta, «aunque toleramos que nos llamen de esa manera»

Raúl Hernández
RAÚL HERNÁNDEZ

Desde el pasado martes, en el número 7 de la calle Buenavista de Alcantarilla se ora con más fuerza y con mayor fe que de costumbre. En ese lugar se levanta, desde hace más de treinta años, uno de los dos templos que la iglesia mexicana La Luz del Mundo tiene en la Región. Su feligreses reconocen que están pasando unos días muy duros. Su apóstol, Naasón Joaquín García, su máximo líder, fue detenido el pasado martes en California (Estados Unidos) junto a otras dos mujeres de esta congregación religiosa. Están acusados de 26 delitos, cometidos entre los años 2015 y 2018, algunos de ellos tan graves como los abusos a menores, la trata de personas y la pornografía infantil. En la denuncia se detalla cómo García forzaba a sus víctimas a realizar actos sexuales diciéndoles que si no lo hacían se estaban oponiendo a Dios, ya que él era «su apóstol».

«Él es el elegido de Dios, es el apóstol y están menoscabando su honor. Todos los días oramos por él, pero ahora lo hacemos con más empeño», explica Zacarías Martínez, pastor de la iglesia La Luz del Mundo en Alcantarilla. Desde la puerta del templo, que está siendo reformado, expresa su indignación «en nombre de todos sus feligreses» por la detención de su máximo representante. «Es un hombre íntegro, cercano y accesible. Yo mismo he estado con él. Las obras de su vida son un ejemplo para las nuestras. Por eso estamos muy molestos, porque conocemos su trayectoria intachable. Son acusaciones muy graves, y con todo lo que dicen de él no solo están agrediendo a una persona inocente, sino que están dañando la conciencia de miles de personas que le siguen en diferentes partes del mundo», afirma.

Con una comunidad integrada en su mayoría por feligreses latinoamericanos, la iglesia en Alcantarilla, «que Naasón Joaquín García ha visitado en varias ocasiones», se mantiene gracias a las aportaciones de su medio centenar de fieles.

La congregación lleva 30 años en el municipio y cuenta con medio centenar de feligreses

«Cada uno da lo que puede, dependiendo de sus posibilidades. El dinero va para pagar el agua y la luz», indica el pastor. La congregación, que tiene 90 años de historia, cinco millones de seguidores en 58 países y 15.000 templos -diez de ellos en España y dos en la Región (Alcantarilla y Bullas)-, se ha visto salpicada en ocasiones por polémicas. «Se nos ha catalogado como secta. No estamos de acuerdo con ese calificativo porque es despectivo, pero toleramos que nos digan eso porque entendemos que quien nos señala así, lo hace porque es un ignorante y no sabe realmente qué es una secta, ni sabe diferenciarla de una congregación o iglesia», aclara el ministro cristiano.

Experiencia «catártica»

Quienes han seguido la trayectoria de la organización religiosa explican que los líderes de esta iglesia proponen un tipo de experiencia religiosa «bastante catártica e intensa», asegura a Efe Fabián Acosta, profesor del Departamento de Filosofía de la Universidad de Guadalajara. Este experto revela que las oraciones en los templos llevan a un estado de exaltación individual y colectiva.

«Somos personas con una fuerte convicción en la oración. Ante nuestras adversidades siempre le pedimos a Dios. Nuestra diferencia fundamental con la Iglesia Católica es que ellos eligen a su máxima autoridad por medio de los cardenales, mientras que nuestro apóstol lo elige directamente Dios. Naasón Joaquín García fue el elegido por sus actos y obras. Tal y como dijo nuestro Señor: 'Por sus frutos lo reconoceréis'. Y todos hemos visto cómo ha sido su vida de dedicación», insiste Martínez.

Algunos feligreses del municipio muestran un mutismo absoluto acerca del arresto de su apóstol. «Hable con nuestro pastor Zacarías. Él sabe lo que tiene que decir al respecto», explica una devota de la iglesia desde el mostrador de la tienda en la que despacha, en la calle Mayor del municipio. Otros se muestran confiados, aunque reticentes a hablar. «Estamos tranquilos esperando a que las autoridades hagan su trabajo. Pregunte a nuestro pastor», indica una de las responsables del templo al otro lado del teléfono. «No hay nada justificado. Todo son especulaciones», expone un joven en la puerta de la iglesia. Sus adeptos comparan «las difamaciones» a su líder espiritual con hechos similares que se relatan en la Biblia. Esos pasajes son, precisamente, los que más sermonean sus pastores en las misas de los últimos días.

«En la Biblia aparecen hombres de Dios que han estado en situaciones similares, como el Apóstol Pablo, que fue encarcelado en Roma. El mismo Jesucristo fue juzgado como malhechor y sentenciado a muerte por falsos testimonios contra él. Bíblicamente no es algo que desconozcamos, pero eso no quiere decir que estemos de acuerdo con lo que le están haciendo a nuestro apóstol», concluye.