El camping Calarreona se someterá a una evaluación de impacto ambiental

Juan Ruiz Palacios
JUAN RUIZ PALACIOS

La Dirección General de Medio Ambiente someterá a una evaluación de impacto ambiental el proyecto de reapertura del camping Calarreona, en Águilas, cerrado desde hace trece años. El Boletín Oficial de la Región (Borm) publicó ayer la resolución de este departamento, que advierte de que el proyecto deberá ser sometido a un nuevo estudio hidrológico.

La instalación, ubicada junto a la rambla de Cañada Brusca, se encontraba en el paisaje protegido de Cuatro Calas, que forma parte de la Red Natura 2000 y que es colindante con un Lugar de Interés Comunitario. La sociedad promotora remitió en 2016 un oficio al Consistorio para la reapertura del establecimiento y ahora, dos años después, Medio Ambiente aprueba el sometimiento del proyecto a la evaluación ambiental.

«Es otra trampa»

El propietario del camping, Ramón Ortiz, lamentó ayer que «ya presenté un estudio que me pidió Medio Ambiente, y ahora ellos quieren hacer otro más complejo. La normativa vigente especifica que en los terrenos inferiores 50 hectáreas se efectuará un estudio ambiental simplificado, y así lo presenté yo, porque el camping tiene 3,6 hectáreas. Es otra trampa. Y hablan de una vía pecuaria de la que yo no tenía constancia. El catálogo de este tipo de vías es de 2002, y por aquel entonces no dieron conocimiento a las partes afectadas. No pude presentar alegaciones», lamenta. «Se podría hacer un traslado de dicha vía, pero se irían otros dos años. Esto va a acabar en los tribunales», advierte Ortiz.

El concejal de Urbanismo, Tomás Consentino, explicó a 'La Verdad' que «la reapertura del camping va a depender del informe de Medio Ambiente. Creo que lo de la vía pecuaria es otro impedimento. Hacer deslindes va a llevar por lo menos dos años, y esto parece una carrera de obstáculos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos