Lucena: «El aeropuerto será rentable desde la perspectiva de Aena y totalmente compatible con el de Alicante»

Maurici Lucena posa en la sede Aena, en Madrid, el pasado viernes. Sustituyó en julio al murciano Jaime García- Legaz, debido al cambio de Gobierno. ::/GUILLERMO NAVARRO
Maurici Lucena posa en la sede Aena, en Madrid, el pasado viernes. Sustituyó en julio al murciano Jaime García- Legaz, debido al cambio de Gobierno. :: / GUILLERMO NAVARRO

Maurici Lucena i Betriu, presidente de Aena: «No vamos a pedir dinero al Gobierno regional; Aena funciona a riesgo y ventura»

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Maurici Lucena (Barcelona, 42 años), limita su 'campo de vuelo' a la misión encomendada a Aena para gestionar y potenciar el aeropuerto de Corvera, y no opina del pasado del aeródromo, ni del aval que paga la Comunidad, ni de la fiebre por los aeropuertos regionales. La operadora ultima los preparativos para que los aviones empiecen a volar el martes; una jornada complicada porque la inauguración oficial se hará con los pasajeros transitando por la terminal. Lucena fue portavoz del PSC en el Parlamento de Cataluña entre 2012 y 2015 y después pasó al Banco Sabadell, para saltar el verano pasado a la presidencia de Aena en sustitución del murciano Jaime García-Legaz. Desde su despacho de Madrid, explica que mañana acude a San Javier a despedir el último avión, «como Dios manda», después de 50 años de vuelos civiles. Asegura que el nuevo aeropuerto será rentable.

Los aeropuertos turísticos, como el de Murcia, tienen que estar muy atentos al 'Brexit'. El destino es la Región, no el aeropuerto; las autoridades tienen una misión muy importante con la promoción. Los vuelos a Madrid y Barcelona dependen de las compañías aéreas; nosotros pondremos todas las facilidades. Despediremos el último vuelo como Dios manda; San Javier ha servido muy bien a la Región de Murcia y a España EN DETALLE

-¿Cómo llevan en Aena cerrar un aeropuerto y abrir otro?

-Bien. Desde el punto de vista del cumplimiento del calendario y de los altos estándares operativos y de seguridad que nos exigimos como compañía y que nos obliga a cumplir la normativa, estamos muy satisfechos. Va según lo previsto y sin ningún sobresalto.

-Es la primera vez que lo hacen. No es usual cerrar el tráfico civil de un aeropuerto.

-Es verdad que aquí se cierra una instalación y se abre otra desde el punto de vista comercial, porque el aeropuerto de San Javier seguirá operando con vuelos militares. No creo en absoluto que sea muy distinto de las modificaciones que realizamos cuando se hacen nuevas inversiones en la red de aeropuertos de Aena. Técnicamente no es muy distinto.

-¿Y en el plano emocional y corporativo? ¿Cuánto era rentable San Javier? Han pasado muchas cosas para gestar el nuevo aeropuerto. Ustedes cotizan y tienen socios. ¿Cómo han visto este cambio?

-Le respondo de otra manera. Aena no hace nada que sea distinto de los criterios técnicos y económicos. Esta operación entra dentro de nuestros parámetros y por eso la realizamos.

-Y porque han ganado el concurso... Porque antes Aena se resistía lógicamente a cerrar San Javier para que abriera otro aeropuerto de una concesión privada.

-Claro. Cuando digo que el resultado de nuestro análisis es aceptable en términos técnicos y económicos, ahí lo incluimos todo. Entre ello, una valoración de la amortización acelerada que hemos tenido que hacer de los activos de San Javier. Todo se condensa en la oferta técnica que realizamos en el nuevo aeropuerto y que nos hizo ganar el concurso. Está todo contemplado.

-¿Será un aeropuerto rentable?

-Sí. Vamos a ver... Sí, conforme a las previsiones que tenemos. Nuestra virtud es que somos conservadores en nuestras previsiones, y por lo tanto raramente no se cumplen. Ahora bien, es obvio que nosotros no gestionamos algunos de los acontecimientos económicos e incluso sectoriales que a veces presiden la actividad del sector aéreo mundial. Pero en unas circunstancias normales, con seguridad va a ser rentable, desde la perspectiva de Aena me refiero. Sabe que es un esquema peculiar en España para nosotros, porque es el único aeropuerto cuya propiedad no es nuestra y en la que somos concesionarios. Es un esquema con el que estamos muy familiarizado fuera de España.

-¿El aeropuerto cumplirá las grandes expectativas que se han generado para impulsar la Región, de hacer mucho más de lo que se hacía en San Javier? ¿O las previsiones son demasiado optimistas?

-No puedo valorar expectativas de carácter social o económico, sino las de Aena, y como mucho del Ministerio de Fomento. Es evidente que los aeropuertos son infraestructuras importantísimas en las regiones que los acogen. En Murcia no tiene que ser una excepción, al revés. Los aeropuertos son elementos de atracción de la economía.

-¿Sus expectativas de crecimiento se mantienen? (Un millón de pasajeros el primer año, y cuatro al finalizar la concesión en el 2043).

-Totalmente.

Efecto del 'Brexit'

-¿Qué incidencia puede tener el 'Brexit' en un aeropuerto como este? ¿Sería más vulnerable?

-Nos preocupa el 'Brexit' como a la mayoría de las grandes empresas españolas por muchas razones, pero al mismo tiempo somos optimistas. No le asignamos una prioridad relevante a la materialización de un escenario extremo de 'Brexit' duro y desordenado. Confiamos en que se llegará a un acuerdo porque hay demasiadas cosas en juego. Es evidente que los aeropuertos con una componente turística, como el de Murcia, tienen que estar muy atentos las próximas semanas y meses a la evolución de los acontecimientos en relación con el 'Brexit'. Esperamos que las perturbaciones sean las mínimas.

-Aena pidió una indemnización por cerrar San Javier para compensar las inversiones realizadas, pero luego ganó el concurso. ¿Cómo gestionan esta 'autoliquidación'?

-Parte de los equipos de San Javier se van a transferir al nuevo aeropuerto y a otros de la red de Aena. Puede que otros elementos queden a disposición del Ejército del Aire, que es el propietario de las instalaciones. En la oferta que ganó el concurso está contemplada la absorción de todo el impacto económico del cierre de San Javier y desde el punto de vista ecónomico-contable, de la amortización acelerada de algunos de sus activos. Por cierto, nuestra oferta era un 15% mejor del límite bajo que establecía el concurso del Gobierno de Murcia. Tenemos ingenieros muy competentes que no dejan nada sin atender.

-No es un problema financiero de Aena, pero lo cierto es que la Comunidad Autónoma está pagando el préstamo de 182 millones. Ustedes abonarán un canon para que pueda resarcirse en parte. ¿Ese pago dependerá del negocio?

-El canon es lo que paga Aena por la concesión. Tenemos unos costes asociados a la operatividad, pero en este caso está el precio que abonamos por poder operar el aeropuerto, y que está por encima del límite del concurso. Hay un primer tramo de diez años en el que el canon opera a partir del umbral de un millón de pasajeros, y con unos precios determinados. Pasados esos diez años, los precios por pasajero son distintos y ya no habría umbral. Por otra parte, obtenemos ingresos de las tarifas que las aerolíneas pagan por pasajero. En lo que respecta a la repercusión financiera por parte del propietario, que es la Comunidad Autónoma, sobre eso no opinamos.

-¿Cabe la posibilidad, dentro del contrato, de que tengan que pedirle dinero al Gobierno regional porque el aeropuerto no fuera viable y no cuadren las cuentas? Que soliciten un reequilibrio.

-No. A ver, nosotros funcionamos a riesgo y ventura. Asumimos las condiciones financieras en sentido amplio, porque no solo tienen que ver con los costes, sino también con la inversiones pactadas. Tenemos un compromiso en los próximos tres años de invertir casi 14 millones de euros, y 60 millones durante toda la concesión. Si las previsiones no se cumplen será responsabilidad nuestra. Lo único que admitiría una renegociación sería que ambas partes decidan inversiones no contempladas en el esquema inicial; por ejemplo, que el aeropuerto necesite expandirse más de lo previsto. Ese tipo de cosas pueden alterar el marco general, pero por lo demás, no. Nos pasa también fuera de España.

-Las concesiones se prestan a veces a estas movidas de reequilibrio. Lo hizo Sacyr antes de abrir.

-Yo no cito nombres. Es muy difícil ser más fiable que Aena.

-Lo que quiero decirle es si esta operación le va a costar más dinero a los murcianos...

-Vamos a riesgo y ventura, en general. Aena, por muchas razones, por envergadura, por prestigio, por nuestra composición accionarial..., es una empresa muy fiable, y por eso también nos valoran tanto los propietarios de las infraestructuras aeroportuarias en todo el mundo. Saben que somos un socio de largo plazo y fiable en todos los aspectos.

El 'gigante' de Alicante

-El Tribunal de Cuentas de la UE reprochó a las autoridades locales y nacionales la descoordinación y el solapamiento de los aeropuertos de San Javier, Alicante y Corvera en un radio de 75 kilómetros. El nuevo aeropuerto tendrá que lidiar con el gigante de Alicante, que tiene un tráfico brutal. ¿Compiten con ustedes mismos?

-Eso pasa en España, Europa y el mundo. La garantía de que el aeropuerto tiene potencial, recorrido y resulta un buen negocio es como consecuencia de que habrá demanda y oferta, de los usuarios y las aerolíneas. Nosotros no teníamos ninguna obligación de acudir al concurso, y si lo hicimos es porque estábamos convencidos de ello. Es perfectamente compatible la convivencia de los aeropuertos que ha citado. No tengo dudas. Esa misma lógica podría llevar a cuestionar aeropuertos, dentro y fuera de España, que por su proximidad se podría pensar que se canibalizan, pero en la práctica son muy atractivos y rentables por separado. Confiamos que este sea el caso de Murcia. De hecho, tendrá las mismas tarifas que San Javier, que en promedio son un 20% más bajas que las del aeropuerto de Alicante. Es un incentivo adicional para que el aeródromo de la Región de Murcia tenga atracción.

-San Javier se ha percibido como un aeropuerto satélite de Alicante, donde Aena hizo una inversión fortísima que debe rentabilizar. ¿Va a repetirse la misma dinámica, a la sombra de Alicante?

-Alicante, como usted ha dicho, funciona muy bien. Como presidente de la compañía, no estoy preocupado por la rentabilidad estática y dinámica de Alicante. Pero hagamos una reflexión más general. El destino no es el aeropuerto, sino la Región de Murcia. Tiene un incuestionable atractivo turístico y ahí juega un papel la promoción que realicen las autoridades. Diría que es más importante que el resto. Aena va a ayudar todo lo que pueda con su unidad de 'marketing' aeroportuario, que es muy eficaz, pero estamos seguros de que las autoridades locales y regionales también tienen una misión muy importante por la vía de la promoción para potenciar el destino.

-El 80% son pasajeros británicos. ¿Habría que explorar otras rutas?

-Me encantará, pero está en manos de las compañías aéreas. Nosotros podemos dar nuestra opinión y facilitamos el camino, pero en última instancia son la compañías las que deciden las nuevas rutas.

-¿Qué reflexión haría de la fiebre por construir aeropuertos regionales? Ciudad Real, Castellón, Teruel... Este se ha salvado por los pelos. ¿Qué lección hay que aprender?

-Solo puedo hacerle consideraciones como presidente de Aena. Estamos muy satisfechos de los aeropuertos de la red en España, que son 46 más 1. Y el uno es este, no solo porque sea nuevo, sino porque es el único en el que somos concesionarios y no propietarios. De los aeropuertos que no están en esa red no tengo opinión profesional.

-¿Hacen falta vuelos con Madrid y Barcelona? ¿Sería deseable?

-Será lo que las compañías aéreas decidan. Nosotros pondremos todas las facilidades. En este sector las fuerzas del mercado son cruciales para que se opte por una ruta o un destino. Aquí el producto es muy bueno porque la Región es un destino atractivo, no solo turístico, sino económico y social. Confiemos en que la compañías hagan una reflexión que se traduzca en muchos vuelos.

-¿La parte laboral está resuelta?

-Sí. En San Javier teníamos 69 trabajadores y en el nuevo serán 81. Cuatro pidieron traslados a otros aeropuertos de la red. Pasa constantemente. No hay nada en esto que me preocupe. Sobre las empresas auxiliares, Aena ha tratado de proteger todo lo que estaba en su mano.

-¿Cuándo estará completada la oferta de restaurantes, tiendas...?

-En las próximas semanas y meses, aunque está muy avanzado. Faltan por instalarse dos compañías de alquiler de coches, limar algunos aspectos en la restauración, definir algún local de moda... El aeropuerto va a arrancar porque esto no influye en los vuelos. Es bastante normal.

-Mañana despide el último vuelo de San Javier. No sé si acudirá el alcalde, que está enfadado.

-No será conmigo...

-No con Aena... sino por perder su aeropuerto comercial después de 50 años. ¿Será un acto simbólico?

-Acudiré con el director general, Javier Marín. Es cierto que el cierre comercial de un aeropuerto no se produce todos los días y merece que lo hagamos como Dios manda. Es importante que estemos en ese último vuelo porque ha sido un aeropuerto que ha servido muy bien a la Región de Murcia, a España y a Aena. Y las cosas hay que hacerlas así.

«No privatizamos más»

-Prevén que el tráfico de pasajeros, a nivel nacional, crezca un 2% este año, lejos del 5,5% del anterior.

-Sí. Las perspectivas garantizan un crecimiento todavía sólido de la economía española, aunque se ha iniciado una suave desaceleración. Algunas incertidumbres del pasado verano se han debilitado un poco, aunque existen otras relacionadas con el 'Brexit'. Pero, con todo, estamos muy cómodos con la previsión del 2% de crecimiento de pasajeros para este año.

-Se lo preguntarán casi a diario. ¿Van a privatizar más Aena?

-Y siempre respondo lo mismo. A día de hoy no es un tema que esté encima de la mesa.