Vox advierte de que si Cs y PP no los quieren en el Gobierno se irán «a la oposición»

La diputada de Vox Lourdes Méndez, en una imagen de archivo. /Vicente Vicéns / AGM
La diputada de Vox Lourdes Méndez, en una imagen de archivo. / Vicente Vicéns / AGM

Lourdes Méndez, diputada en el Congreso por Murcia, recalca que su partido «no está luchando por sillones»

E. P.

La diputada de Vox por Murcia en el Congreso, Lourdes Méndez, aseguró este jueves que su formación es «imprescindible» para que se forme un gobierno de centro-derecha en Murcia con PP y Ciudadanos, pero avisó de que si no quieren que Vox esté en el Gobierno, entonces se irán «a la oposición».

Méndez destacó que su partido «no está luchando por sillones», sino por la «defensa de sus ideas que no representa ningún otro partido en la región». Por eso, desde Vox insisten en entrar en un gobierno de coalición «de manera proporcional» a los votos que obtuvo en las elecciones municipales celebradas el pasado 26 de mayo.

«Evidentemente deberá estar en un Gobierno de manera proporcional, es lo justo en política y evidentemente estamos disponibles a lo que pueda surgir porque ese patrimonio que son los votantes tiene que administrarse lo mejor posible y de la manera más responsable y Vox no puede tirar por la borda los votos de las personas que le han dado su confianza», explicó Méndez a los medios de comunicación en el Foro de ABC 'Murcia, la despensa de Europa', en el que participó el presidente en funciones de Murcia, Fernando López Miras, del Partido Popular.

La diputada confirmó que las conversaciones con el PP «continúan y no se han roto», pero que con Ciudadanos no hay contacto porque la formación naranja «ni siquiera se quiere sentar» con Vox para buscar pactos entre los tres, ya que, según indicó, Cs «recibe órdenes de fuera de España, en concreto de Francia» para no sentarse con la formación de Abascal.

Por eso, advirtió que si no se llega a un pacto para formar un gobierno de derechas en Murcia, «no sería por culpa de Vox» que están «disponibles y dispuestos a tener un pacto justo», sino porque Cs «está recibiendo órdenes de fuera para que no pacten con Vox al que le han puesto la etiqueta de extrema derecha y la que no le corresponde».