Adiós a Clemente, el artífice del consenso

Clemente García recibió la Medalla de Oro de la Región en 2012, que le entregó Ramón Luis Valcárcel. / guillermo carrión / AGM
Clemente García recibió la Medalla de Oro de la Región en 2012, que le entregó Ramón Luis Valcárcel. / guillermo carrión / AGM

La Región despide a uno de sus principales referentes, protagonista y testigo de cuatro décadas de cambios

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

«Sin fe no se puede caminar por este mundo... No me acuesto ningún día sin saber lo que voy a hacer al siguiente», contaba Clemente García en su última entrevista en 'La Verdad', donde dejaba traslucir su preocupación por «un mundo que no está bien; solo hay que echar un vistazo y ver lo que está pasando». Clemente, como todos le llamaban, porque era patrimonio de los murcianos, falleció en la madrugada de ayer a los 83 años a causa de una afección respiratoria, agravada en los últimos días. Se ha marchado como quería, al pie del cañón, mientras escribía un nuevo libro sobre la universidad y la empresa, siempre ojo avizor y sin concesiones a la indolencia. Quería una Región de Murcia reivindicativa e inconformista; y a unos políticos que ejercieran el liderazgo para responder a las demandas sociales. No entendía la pasividad y la ausencia de compromiso, sobre todo ante la falta de agua y de infraestructuras.

Modernizó el tejido empresarial durante 33 años como secretario general de Croem, y creó el Campus de Espinardo siendo alcalde de Murcia

Siempre guardando el fuerte. Quien fue alcalde de Murcia entre 1972 y 1979 y secretario general de Croem durante 33 años, dejó huella a lo largo de su dilatada trayectoria pública, empresarial y profesional. Un hombre sabio, prudente y tranquilo, y a la vez intelectualmente inquieto y movido por el espíritu de Jovellanos y Floridablanca.

Llevaba la Región en vena

Más que en la cabeza, llevaba la Región en vena. Su autoridad moral apenas era cuestionada, junto a su capacidad de influencia. De Clemente García se han dicho infinidad de cosas que conforman un legado reconocido en todos los ámbitos, admirado por los actores sociales, y respetado por los sindicatos y partidos políticos, muchos de cuyos representantes acudieron ayer al Tanatorio de Jesús para darle su último adiós y acompañar a su familia (el funeral se oficia hoy a las 12.15 horas).

Trabajó casi hasta el último día, preparando un nuevo libro sobre la universidad y la empresa

Vivió mil batallas y fue el hombre del pacto y del consenso en los momentos más difíciles. Lo hizo con acierto porque los sindicatos y partidos de izquierda se rindieron a sus dotes de diplomacia y su habilidad para el acuerdo. Humanista, abogado y escritor, ha sido un referente para la Región y un visionario que puso los primeros cimientos de la Murcia moderna que gobernó como alcalde en la etapa predemocrática.

Su modestia le llevaba a recabar datos y escuchar opiniones; de la misma forma que hicieron cuantos se acercaban a él, hasta hace pocos días, pidiendo consejo, mientras seguía pegado a su máquina de oxígeno. «Es ese hombre que te viene a la cabeza para abordar un asunto complicado; nunca encontré su despacho cerrado», dijo de él José Luis Romero, de CC OO, compartiendo la impresión de cuantos le conocieron, empresarios y políticos. «Fue un hombre de pactos; que escuchaba pacientemente a los demás. Siempre oí hablar bien de él, aún cuando hablaran mal», escribió en 'Gente de Murcia' José Antonio Pujante, coordinador de Izquierda Unida recientemente fallecido.

Nadie cuestionaba su autoridad moral, y muchos recurrían a él para solventar cualquier problema

Clemente García García (Olula del Río, Almería, 1936) llegó a la alcaldía de Murcia a los 35 años de una forma inesperada, designado desde Madrid, siendo entonces funcionario de la Diputación Provincial. Ejerció a caballo entre el régimen franquista que se desmoronaba y la nueva España democrática. Formó parte de las Cortes que aprobaron la Ley de Reforma Política. «Un alcalde de manos limpias, de honradez demostrada», así calificaron los medios de comunicación su mandato cuando dejó paso a José María Aroca en las primeras elecciones municipales. El mismo día en el que se constituyó la nueva Corporación, se reincorporó a su puesto de funcionario.

Opinión

Antes abrió las puertas del Ayuntamiento y le dio un impulso vital a Murcia, ya que gracias a su empeño se creó la Ciudad Universitaria, con el Campus de Espinardo, venciendo muchos obstáculos; también aprobó el Plan de Ordenación Urbana, y se construyó la primera circunvalación, la Ronda Oeste. Al mismo tiempo, exigió que Murcia fuera tratada igual que Valencia y Alicante con la autopista del Mediterráneo.

Casi hasta el último aliento, su hoja de servicio fue impecable como miembro del Consejo Económico y Social de Murcia, presidente de la Fundación Antonio Campillo, vicepresidente de la Fundación Caja Mediterráneo, y secretario del Consejo de Administración de 'La Verdad'. Recibió la Medalla de Oro de la Región en 2012, y de la Universidad de Murcia. Doctor en Derecho, también perteneció a la Real Academia de Legislación y Jurisprudencia.

Más información

Su huella en Croem

Fue protagonista y testigo de los cambios que experimentó la Región durante cuatro décadas. Tras su paso por la alcaldía, se hizo cargo de la secretaría general de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia hasta el año 2011, cuando cedió el testigo a José Rosique. Acometió la tarea de modernizar la institución y el tejido empresarial de la Región, empezando por el mandato de José Luis Villar. Croem experimentó su mayor crecimiento en la etapa de Francisco Vicente Ortega, y se consolidó después con Tomás Zamora y Miguel del Toro.

«La jubilación no consiste en sentarte en la puerta de tu casa y ver pasar el resto de tu vida. Debe tener otras ilusiones, como ser útil para los demás», respondió Clemente García en 'La Verdad' a la periodista Rosa Martínez en una de sus últimas entrevistas.

Valoraciones

José Rosique. Secretario general de Croem
«Era un gran humanista, una persona inquieta. Se nos va un referente empresarial y social»
José María Albarracín. Presidente de Croem
«Fue una persona íntegra, un grandísimo murciano que dedicó su vida al servicio. Logró unir a los empresarios»
José Ballesta. Alcalde de Murcia
«Mi reconocimiento y admiración para quien lo dio todo por Murcia. Soñador e incansable, fue un gran pensador. Un hombre bueno»
Fernando López Miras. Presidente de la Comunidad
«Se nos ha ido un hombre bueno que tenía muy claras las prioridades de la Región. Siempre ha estado ahí cuando esta tierra le ha necesitado»
Francisco Jiménez. Delegado del Gobierno
«Tenía el Estado y la Región en la cabeza. Conocía esta tierra a la perfección y se desvivió por ella hasta el último día. Fue una persona de consenso»
Rosa Peñalver. Presidenta de la Asamblea
«Ha sido incombustible al desaliento en esas ganas de dar por esta tierra. Hay que reconocer su talento, su capacidad y su manera de entender la vida»
Diego Conesa. Secretario general del PSRM
«Nos deja una persona que luchó y trabajó por la ciudad de Murcia y por su mejora, así como por la Región. Mi respeto a su labor y trabajo»
Miguel López Abad. Presidente de la Cámara de Comercio
«Nos quedamos sin un referente de sabiduría y visión de la necesidad permanente de construir puentes»
José Luján. Rector de la UMU
«Como alcalde, impulsó el campus de Espinardo y puso las bases para que se convirtiera en el principal foco de estudios universitarios de la Región»
Luis Martínez de Salas. Director de Avalam
«Le admiraba, fue mi maestro. Hasta el último día estuvo preocupado por las necesidades de la Región»
Carlos Recio. Empresario
«Muchos empresarios nos sentimos huérfanos al perder al gran amigo, consultor y referente»
Juan A. Pedreño. Presidente de Ucomur
«Se preocupó, con su autoridad moral, de influir en el beneficio de todos los murcianos»
Ramón Luis Valcárcel. Vicepresidente de la Eurocámara
«Es una figura clave para interpretar la historia reciente de Murcia, a la que se entregó con generosidad y buen tino. Fue una excelente persona»
Tomás Zamora. Empresario
«Para mí ha sido un amigo entrañable. En cualquier institución en la que estuvo, trabajó de manera desproporcionada»
Antonio Jiménez. Secretario general de UGT
«Entendió muy bien el marco de las relaciones laborales y fue un verdadero impulsor del diálogo con los agentes sindicales»
Santiago Navarro. Secretario general de CC OO
«Es una gran pérdida. Fue una persona con la que era fácil llegar a entendimientos, pese a nuestras diferencias de posicionamientos»
Víctor Meseguer. Catedrático de la UCAM
«Decimos adiós a alguien a quien siempre he apreciado y respetado, profesional y personalmente. Mi sentido pésame a su familia»
Isabel Franco. Candidata de Ciudadanos
«Ha sido una mala noticia en este Viernes de Dolores. Se ha ido un murciano inteligente y honesto que dedicó su vida a esta Región»
Javier Celdrán. Consejero de Empleo
«El diálogo social, la diplomacia institucional, la historia de Croem y del asociacionismo empresarial en la Región son parte de su legado»