La acusada ya viene de camino

Tania V. R., ayer, antes de comparecer en la Sala. / edu botella / AGM
Tania V. R., ayer, antes de comparecer en la Sala. / edu botella / AGM

Una vista por intento de homicidio se celebra con tres horas de retraso por un error en la citación de la encausada, presa en Campos del Río

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Hubo un momento en el que el funcionario recorrió toda la cuarta planta de la Audiencia Provincial buscando a la víctima del intento de homicidio que se iba a juzgar. «Voy a tener que llamarle por teléfono para localizarlo», comentó en voz alta pensando que se habría marchado debido a que la vista ya sumaba más de una hora de retraso. Y así fue. El afectado había bajado a la calle a renovar el estacionamiento de su vehículo en la ORA azul. «No quiero que me multen», explicó Antonio T., al regresar, y comprobar que la vista seguía sin comenzar. El motivo: no se envió una citación a la cárcel de Campos del Río para que trasladasen a la acusada -Tania V. R.- a los juzgados.

Es la segunda ocasión en lo que va de verano que la Audiencia Provincial se 'olvida' de citar a un encausado. El 19 de junio se tuvo que posponer un juicio por un supuesto delito de asesinato en grado de tentativa porque uno de los dos acusados había sido citado cuando estaba en libertad con cargos, pero antes de la vista cometió otro delito por el que acabó en prisión y, cuando constituyeron la Sala para iniciar la sesión, se enteraron de que el acusado llevaba meses en la cárcel de Campos del Río. Ayer, el error fue similar, pero la vista no se suspendió, sino que se demoró su inicio desde las 10 hasta las 12.55 horas.

En ese retraso de casi tres horas, mientras que enviaban un mandamiento al penal y trasladaban a Murcia a Tania V. R., se tuvo que permitir a periodistas y testigos que entrasen en la Sala para refrescarse porque en los pasillos de la Audiencia no hay aire acondicionado. También hubo tiempo de que la madre de la acusada tratase de abordar por el pasillo al magistrado-presidente de la Sala, Álvaro Castaño. Tan incómoda situación fue evitada por la letrada de la acusada, María Jesús Mayol, espetándole a la madre de su cliente que «no se puede hablar con los miembros del tribunal».

El magistrado se disculpó

La demora fue infinitamente más larga que el propio juicio, porque este se resolvió en cinco minutos. Todo ello debido a que durante el traslado de la acusada, su abogada cerró un acuerdo con la fiscal María Luisa Fernández y logró en los pasillos una rebaja de la pena de cárcel: de 4 a 3 años. En su turno de palabra, Tania V. R. reconoció que el 20 de diciembre de 2016, en El Palmar, apuñaló en el tórax a su vecino Antonio T., y a la sazón marido de una prima suya, cuando este le recriminó el ruido que hizo dándole patadas a la puerta del bloque. «Quiero pedir perdón; estoy muy arrepentida de lo que ocurrió».

El magistrado-presidente de la Sala, para compensar la espera, hizo pública la sentencia 'in voce': «Se le condena a tres años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa». También le cayeron tres meses por un delito de resistencia y una multa de 60 euros por un delito leve de lesiones. Ambos ilícitos los cometió contra los policías nacionales que se ocuparon de detenerla.

En un gesto poco frecuente y que honra al magistrado-presidente, este pidió que entrasen a la Sala los agentes que iban a testificar, la víctima, incluso la madre de la acusada. «Los testigos se merecen una explicación por tanta espera. Disculpen el retraso. No sabíamos que Tania estaba en prisión, se le citó en condiciones, y esta mañana hemos descubierto que estaba en prisión». La acusada estaba en libertad con cargos cuando se le citó y, posteriormente, cometió un robo por el que acabó en la cárcel.

La larga espera de la madre de Tania fue recompensada con una visita de extranjis, de cinco minutos, antes de llevarla de vuelta al penal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos