Absuelven al presunto acosador de una masajista erótica en Murcia

El edificio de la Audiencia Porvincial de Alicante, en una imagen de archivo./LV
El edificio de la Audiencia Porvincial de Alicante, en una imagen de archivo. / LV

La Audiencia de Alicante entiende que hay «insuficiencia probatoria» en cuanto a que el acusado tuviera comportamientos molestos hacia la mujer, tal y como señala la denunciante

EFE

La Audiencia de Alicante revocó una sentencia que condenó a un hombre por haber acosado a una masajista a la que pagaba por mantener relaciones sexuales con él, al entender que hay «insuficiencia probatoria», por lo que le absolvió de ese delito. El acusado fue condenado a seis meses de multa, con cuota diaria de 6 euros, por el Juzgado de lo Penal número 8 de Alicante en una resolución que ha sido revocada ahora por la Audiencia Provincial, al haber estimado el recurso de apelación que interpuso contra ella el procesado.

El tribunal considera probado que el acusado y la mujer se conocieron en fecha indeterminada sobre los meses de mayo o junio de 2016 en un centro de masajes eróticos ubicado en Murcia, donde ella trabajaba como masajista y él acudía como cliente. Ambos llegaron a un acuerdo económico, en virtud del cual la mujer accedía a tener relaciones sexuales con él, en concreto, cuatro veces al mes, en el domicilio de éste, a cambio de 300 euros mensuales, según el fallo dictado por la sección primera de la Audiencia de Alicante y facilitado este jueves por el Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV).

Durante unos meses se vieron de conformidad con ese pacto, además de salir a comer o a cenar o pasear. Tras las fiestas de Navidad de 2017, ella le manifestó que había iniciado una relación de pareja y que ya no deseaba continuar viéndole. Según la sentencia, «no ha quedado indubitadamente acreditado por la prueba practicada en el acto del juicio» que, a partir de ese momento y hasta que ella interpuso una denuncia por acoso, el acusado le mandara múltiples 'whatsApp' requiriendo su presencia, ni que le llamara a cualquier hora y día a su teléfono móvil, ni que acudiera a su centro de trabajo, entre otros comportamientos.

Para la Audiencia de Alicante tampoco quedó acreditado que la conducta del acusado generó en ella una situación de desasosiego e intranquilidad, que le impidió desarrollar su vida tanto personal como profesional dentro de los parámetros de normalidad, ni que ambos mantuvieran en ningún momento una relación de afectividad análoga a la matrimonial.

El tribunal expone que constata «la existencia de una insuficiente prueba de cargo para llegar a la inequívoca convicción de que los hechos se produjeron en la forma reflejada en el escrito de acusación». Una «insuficiencia probatoria que ha de beneficiar al denunciado», por lo que «la sentencia que ha de pronunciarse es absolutoria en virtud del principio 'in dubio pro reo' (que dicta que en caso de duda se favorece al imputado o acusado) respecto del delito por el que ha sido condenado», dice la Audiencia Provincial.