La juez abre tres causas para investigar el deterioro del Mar Menor

Imagen de archivo de una playa de Los Urrutias. /Pablo Sánchez / AGM
Imagen de archivo de una playa de Los Urrutias. / Pablo Sánchez / AGM

La instructora acepta la petición de la Fiscalía y abre investigación contra el exconsejero Cerdá, los expresidentes de la CHS Fuentes Zorita y Charo Quesada, una decena de funcionarios y 24 agricultores y empresas por presuntos delitos de prevaricación y contra el medio ambiente

LA VERDADMurcia

La titular del juzgado de Instrucción 2 de Murcia ha decidido dividir en tres partes las diligencias previas 2750/2017 iniciadas tras la denuncia de la Fiscalía por el deterioro sufrido por el Mar Menor como consecuencia de los vertidos de la agricultura. La instructora imputa un presunto delito de prevaricación y otro contra el medio ambiente al exconsejero de Agricultura, Medio Ambiente y Agua, Antonio Cerdá, y otros seis funcionarios; y a los expresidentes de la Confederación Hidrográfica del Segura, José Salvador Fuentes Zorita y María del Rosario Quesada Gil, así como a otros cuatro funcionarios del organismo. También imputa un presunto delito contra el medio ambiente a 24 grandes empresas y agricultores particulares con cultivos radicados en el Campo de Cartagena.

La juez establece que todos ellos deben ser investigados en causas diferentes, según recoge el auto notificado este martes, en el que se cita la reforma de Ley de Enjuiciamiento Criminal que establece, como regla general, que cada delito dará lugar a la formación de una única causa, con la excepción de que se trate de delitos conexos, "pero siempre que ello no suponga una excesiva complejidad o dilación para el proceso".

Tras incoar diligencias previas por presuntos delitos de prevaricación y contra el medio ambiente frente a los investigados, la magistrada estima que no concurren los criterios de conexidad exigidos entre los delitos que se atribuyen a los funcionarios de la Consejería de Agricultura y a los de la Confederación Hidrográfica del Segura, pues los hechos no guardan ningún vínculo entre sí. "No se aprecia ningún indicio de que haya existido un concierto o reunión previo en la actuación realizada por los funcionarios de la Confederación y por los de la Consejería, máxime cuando se trata de organismos independientes entre sí, con ámbitos y competencias claramente diferenciadas", explica en su fundamentación. Por ello, acuerda la instrucción separada de los hechos atribuidos a los funcionarios de uno y otro organismo.

Finalmente, el auto declara la falta de competencia territorial respecto de los vertidos con desaladoras ilegales al Mar Menor denunciados, que habrían sido cometidos por agricultores y empresas agrícolas que tienen su domicilio en los partidos Judiciales de San Javier y Cartagena.

"Se trata de hechos cometidos por personas diferentes en distintos lugares y tiempos, sin que exista ningún indicio –de lo relatado en la denuncia- de que haya concierto entre ellos", añade. Y matiza que "prueba de ello es que todos los agricultores has sido objeto de un expediente administrativo sancionador independiente" y pueden, por ello, "ser instruidos y enjuiciados en dichos partidos de forma independiente sin temor a dictar resoluciones contradictorias".

Por tanto, la magistrada entiende que, dada la falta de competencia territorial, las medidas cautelares solicitadas por la Fiscalía habrán de adoptarse, en su caso, por el juzgado que finalmente asuma la competencia.

Las actuaciones han permanecido secretas para garantizar la práctica de una diligencia de entrada y registro solicitada para esclarecer los hechos que se investigan.