Abascal: «España no necesita 17 parlamentos; nos basta con uno»

Santiago Abascal, ayer, en el Príncipe de Asturias. / Javier Carrión / AGM
Santiago Abascal, ayer, en el Príncipe de Asturias. / Javier Carrión / AGM

El líder de Vox asegura que el presidente provincial del partido, Pascual Salvador, «encabezará el Gobierno de Murcia dentro de unas semanas»

Daniel Vidal
DANIEL VIDALMurcia

No era la final de un campeonato de baloncesto. Tampoco un festival de música, ni había nadie regalando caramelos. Era un mitin «por España», según rezaban los carteles de bienvenida dispuestos en el pabellón Príncipe de Asturias, en Murcia, donde Vox celebró ayer el acto central de su campaña electoral en la Región. Un recinto que se quedó minúsculo para ver y escuchar a Santiago Abascal, que tuvo que salir a 'consolar', megáfono en mano, a unas 2.000 personas que no pudieron acceder al interior. De las 4.000 localidades que había dispuesto el partido, no quedaba un solo asiento libre una hora antes de la cita. Y eso provocó algún que otro momento de nerviosismo a las puertas del pabellón, con mucha más gente ardiendo en deseos por entrar que personal de seguridad disponible. En la marabunta también había niños y jóvenes, muchísimos jóvenes. Abuelos hasta con bastón. Familias enteras. Y no pocos inmigrantes.

La organización aprovechó para caldear (aún más) el ambiente con una banda sonora que fue desde 'El imperio contraataca' de Los Nikis, al 'Libre', de Nino Bravo, pasando por 'El novio de la muerte', que terminó por levantar las pocas pasiones y banderas que quedaban sin agitar. Fue justo antes de que los protagonistas de la tarde aparecieran en escena, encabezados por Santiago Abascal, que fue recibido al ensordecedor grito de «presidente, presidente». En su camino al escenario, Abascal se dio un auténtico baño de masas. Una muestra de que «la España viva está muy presente en Murcia», según el presidente provincial de Vox, Pascual Salvador Hernández, encargado de romper un hielo que ya estaba derretido de antemano. Salvador Hernández fue confirmado ayer por Santiago Abascal como cabeza de lista para las elecciones autonómicas - «encabezará el Gobierno de Murcia dentro de unas semanas», dijo Abascal- . Antes, tanto el líder autonómico como la cabeza de lista al Congreso, Lourdes Méndez, salieron en defensa del Tajo-Segura, criticando las desaladoras y, de paso, el aeropuerto de Corvera, «que puedes utilizar para viajar a Manchester; pero no a Madrid». Méndez presentó a Santiago Abascal como «el hombre que nos ha devuelto la esperanza», y se mostró partidaria de «derogar leyes que consideran que todos los hombres son culpables por el mero hecho de serlo». Lourdes Méndez sacó pecho al asegurar que Vox «es el único partido que defiende la vida desde la concepción hasta la muerte natural», y se refirió a la «brecha salarial», pero a «la que existe entre los Mossos d'Esquadra y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado». Según Méndez, Vox no es «ni de derechas ni de izquierda; es un partido que viene a defender el sentido común con sentido común».

Zarangollo y paparajotes

Pese a todo, el verdadero festín se lo dieron los asistentes con el plato fuerte de la jornada. Abascal empezó su discurso recordando a las víctimas de los atentados de Sri Lanka, felicitando el Domingo de Resurrección y haciendo referencia al «zarangollo, los paparajotes y los productos de la huerta murciana. Prometo que otro año os podré acompañar», dijo. Ya metido en faena, una de las primeras grandes ovaciones se la llevó al asegurar que «la primavera empieza hoy en Murcia. Salimos a ganar las elecciones, y este éxito solo anticipa una victoria de quienes anhelamos una España en libertad».

No faltaron por parte de Abascal las ya tradicionales y celebradas referencias a la «derechita cobarde», la «veleta naranja», los «proetarras, los separatistas y los comunistas». Mandobles a diestra y siniestra, a esos «partidos que han perdido de vista el interés general, la libertad y la igualdad de todos los españoles». Vox, según Abascal, «es la casa común del sentido común, que es un sentido patriótico». Es «un movimiento cultural, social y patriótico al servicio de España. Los que tengan sentido común, que voten a Vox», subrayó.

Las frases de Abascal

-
«A esos locos que van al museo del jamón a decir que eso es un cerdo muerto...: ¡Vamos a seguir comiendo jamón!»
-
«¡Cuántas casas demoscópicas cerrarán el 29 de abril! Las encuestas quieren frustrar nuestras expectativas»
-
«Los que tengan sentido común, que voten a Vox; este barco también es para quienes votaron al PSOE»

Santiago Abascal advirtió además a los presentes de que el próximo domingo «nos jugamos la existencia misma de España. La unidad de la patria no se negocia en un despacho. Se defiende con todas las consecuencias». Además, arremetió contra el Estado de las Autonomías, que, en su opinión, «es el Estado de bienestar de los políticos. Y ha llegado el momento de elegir: o el Estado de bienestar de los españoles, o el de los políticos. España no necesita 17 parlamentos. Con uno nos basta». También exigió «agua para todos, porque el agua es de todos los españoles» y, en este asunto, «se castiga a una región españolísima como Murcia». Así, prometió un «plan hidrológico nacional», y reclamar «lo mismo en Murcia y en Zaragoza. Y, si alguien se sale del guión, le apartaremos».

En el capítulo de inmigración, Abascal dijo «comprender y entender a los que quieren venir de fuera, incluso a los que vienen de forma ilegal, porque quieren progresar. Esto solo se lo reprochamos a los gobernantes hipócritas y fariseos que hacen el efecto llamada desde mansiones con muros protegidas por guardias civiles». Hablando de muros, y reclamando una «inmigración controlada», dijo que «si no vale una valla, harán falta unos muros en Ceuta y Melilla».

«No queremos ser un pueblo de ovejas; venimos a exigir libertad», señaló. Libertad fiscal, con «la mayor rebaja fiscal de la democracia». Libertad para «defenderos en vuestra casa si alguien la asalta». Y «libertad para reclamar que violadores y asesinos reincidentes no vuelvan a salir de la cárcel. El 'del estilete', el 'del ascensor' y la madre que los parió a todos. Es la izquierda la que ampara a los maltratadores, sacándolos de la cárcel», denunció. Además, guiñó el ojo a los socialistas que se han sentido «traicionados» por Pedro Sánchez, «que ha estado dispuesto a pisarlo todo para acceder al poder». También hizo mención al eslógan de campaña del PP: «Lo único seguro es que no tienen valor». «Somos gente pacífica que creemos en la democracia y en el orden constitucional, incluso cuando queremos cambiarlo», definió Abascal. Como colofón, el himno de España.