«Podemos hacerlo, pero hay que ser rápidos y tener bastantes huevos»

Los wasaps del presunto autor del crimen de una anciana en Alhama confirman que preparaba robos en otros municipios

A. N.MURCIA

«En Alhama podemos hacerlo, pero hay que ser rápidos y tener bastantes huevos». Los mensajes de audio que Mario C. M., el joven acusado de degollar a una octogenaria, Dolores Morales, tras asaltar su casa en abril de 2014, envió a través de WhastApp en los días previos al crimen no dejan lugar a dudas. 'El Canario', que en ese momento tenía 19 años, preparaba con un grupo de amigos un asalto a una vivienda de Alcantarilla, donde al parecer existía una plantación de marihuana, y valoraba la posibilidad de dar otros golpes. «Las apariencias engañan», remarcó en uno de esos mensajes, «yo le he 'chirlado' a media España».

El jurado popular que deberá emitir un veredicto por el asesinato de Dolores escuchó ayer durante horas los mensajes de audio que el joven intercambió con sus amigos en los días previos al asesinato. En ellos, el joven, que ayer no podía contener la risa ante el contenido de algunos audios, deja clara su intención de dar más palos -«haremos butrones más grandes-, se perfila como posible líder del grupo -«yo voy a ser el cerebro, el vigilante y la mano ejecutora»- y rebosa agresividad -«al que se ponga por delante le saco la 'chirla' y le mato»-.

En su declaración, durante la primera jornada de la vista, Mario aseguró que con esos planes de supuestos robos que se escuchan en sus mensajes solo buscaba presumir delante de sus amigos. «Cuando iba «fumado» decía muchas fantasmadas», recalcó el joven, quien reconoció que se hacía llamar 'el príncipe de los ladrones'. «Todo era mentira».

Las defensas de Mario C. y de su supuesto compinche, Juan Jesús M., se empeñaron en que el tribunal popular oyese todos los mensajes, pese a la insistencia del magistrado Juan Del Olmo en que acotaran la prueba. Una decisión que obligó a aplazar 'sine die' la declaración de varios testigos, entre ellos la madre del menor de 10 años que, al parecer, acompañaba a los dos procesados la noche del crimen y que observó cómo Mario supuestamente degollaba a la octogenaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos