PAS y Miras hacen una criba de altos cargos y relevan al director de los Servicios Jurídicos

La consejera portavoz Noelia Arroyo y el titular de Salud, Manuel Villegas, ayer tras el Consejo de Gobierno./
La consejera portavoz Noelia Arroyo y el titular de Salud, Manuel Villegas, ayer tras el Consejo de Gobierno.

Ambos imponen la nueva estructura y prescinden de Francisco Ferrer, que firmó incómodos informes para el Gobierno

MANUEL BUITRAGO

Bajo un total hermetismo, el presidente López Miras y el expresidente Pedro Antonio Sánchez han marcado las pautas de la nueva estructura de los órganos directivos y de los nombramientos de los altos cargos de la Comunidad. Visto el celo de estas semanas en torno a la 'mudanza', se intuye que los consejeros apenas han tenido margen de maniobra para conformar sus equipos. El Consejo de Gobierno, que tuvo una duración más larga de lo habitual, aprobó ayer un organigrama en el que se han producido numerosos cambios, empezando por el SMS y siguiendo por la Dirección de los Servicios Jurídicos.

El titular de esta última, Francisco Ferrer, fue cesado después de diez años en el cargo, según ha podido saber 'La Verdad'. Su relevo resulta harto llamativo, por la gestión que ha realizado en defensa de los intereses de la Comunidad Autónoma y de la Región de Murcia, que ha chocado a veces con ciertas directrices políticas. Desde su puesto, Francisco Ferrer ha sido un alto funcionario incómodo para algunos presidentes y consejeros. Como se publicó, desde la Dirección de los Servicios Jurídicos emitió un informe sobre la desaladora de Escombreras, sobre la base de otro anterior de la Intervención General, que aconsejó poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía, lo cual no fue del agrado del Ejecutivo de Sánchez y de otros altos cargos de épocas anteriores. De la misma forma, los informes de la Intervención General, que dirige Eduardo Garro, también causaron incomodidad en San Esteban y en varias consejerías porque desembocaron directamente en el Tribunal de Cuentas, que abrió diligencias por supuestas responsabilidades contables.

Francisco Ferrer, con una trayectoria profesional reconocida en el mundo judicial, también ejerció sus competencias en el polémico aeropuerto de Corvera, en defensa de los intereses de la Comunidad. La oficina jurídica a su cargo ha ganado todos los recursos presentados por Sacyr, lo cual ha ido despejando el camino para facilitar la apertura de las instalaciones. De hecho ayer -el mismo día en el que se le comunicó su cese- se publicó otro auto del TSJ sobre el aeropuerto dándole la razón a la Comunidad.

Los nombres, para hoy

El Gobierno regional tiene previsto anunciar hoy los nuevos nombramientos dentro de esta larga etapa de transición presidencial que ha puesto patas arriba toda la estructura y ha paralizado la gestión de las consejerías, pese a los reiterados mensajes de Fernando López Miras de que no había tiempo que perder para ponerse a trabajar.

La estructura de los órganos directivos quedó aprobada con el mismo número de direcciones generales, según manifestó en rueda de prensa la consejera portavoz Noelia Arroyo, quien precisó que los únicos departamentos de nueva creación son los del Mar Menor y de Medio Natural. Asimismo, se creará una secretaría autonómica para reforzar las labores de Presidencia, que se ha fusionado con Fomento.

Los cambios se han realizado de tal manera que parece como si los consejeros solo conocieran aquellos que les afectan, por lo que la reestructuración en este nivel no se ha hecho quizás de forma colegiada. La intervención de Pedro Antonio Sánchez ha sido clave. Tanto él como López Miras han realizado una criba a mitad de legislatura. La mano de PAS ya se notó en la composición del Ejecutivo, colocando en puestos relevantes a personas muy afines y con los que tiene lazos de amistad, como los consejeros Pedro Rivera y Javier Celdrán, que fue su jefe de gabinete en la Consejería de Educación.

El 'superconsejero' Rivera

De hecho, Pedro Rivera ha adquirido un poder considerable dentro del Ejecutivo con la mezcla de Fomento y Presidencia. Poner a Rivera al frente de esta última es una señal de que el expresidente quiere tener el máximo control sobre todas las consejerías. Es como un segundo círculo de fiscalización política. Con su amplio abanico de competencias, Pedro Rivera tiene a su cargo la coordinación de las consejerías, según los decretos de competencias publicados ayer en el Boletín Oficial de la Región, similar a otros anteriores, pero con la diferencia de la afinidad personal. El 'superconsejero' dejará la plaza de Santoña y se instalará en el palacio de San Esteban.

Dos áreas sensibles, como el Mar Menor y Medio Natural, pasan a manos de Javier Celdrán, y tendrán un sesgo más económico que ecológico. Arroyo recordó ayer que se produce un ajuste de competencias derivados de la nueva configuración de las consejerías. Ante la duración de nombramientos, manifestó que entran dentro de los tiempos que se habían marcado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos