Redada en la 'disco' de Lorca en cuya puerta mataron a puñaladas a un joven

Un cliente se encara con los agentes, durante la redada en la discoteca lorquina./
Un cliente se encara con los agentes, durante la redada en la discoteca lorquina.

La Policía Nacional detiene a la dueña del establecimiento, que tenía sin dar de alta a cuatro trabajadores

LA VERDADMURCIA

La Policía Nacional ha puesto 'patas arriba' una discoteca del polígono lorquino de Los Peñones en cuyos alrededores, el pasado verano, mataron a cuchilladas a un joven. Según precisaron fuentes del Cuerpo, esta macrorredada se salda con 214 personas identificadas, entre ellas 12 menores de edad y otros tantos 'sin papeles'. Los agentes comprobaron, además, que cuatro trabajadores no estaban dados de alta, por lo que se detuvo a la dueña del local por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores.

La Policía Nacional llevaba meses extremando la vigilancia sobre este local, situado en los extrarradios de la Ciudad del Sol. A raíz de la riña multitudinaria en la que falleció un joven ecuatoriano, según explicaron las fuentes, se habían percatado de que, durante los fines de semana, se producían numerosas peleas, riñas, venta y consumo de drogas y otras infracciones del orden público tanto en el interior del local como en sus aledaños.

Con cascos y chalecos

Con esa información, la brigada de Extranjería y Fronteras y la unidad contra las redes de inmigración ilegal y falsedad documental prepararon un golpe conjunto. Este se llevó a cabo en la madrugada del domingo cuando un nutrido grupo de agentes, uniformados y protegidos con cascos y chalecos, se adentraron de forma sorpresiva en el local de ocio. Para ello, contaron con la ayuda de la Unidad de Prevención y Reacción de Murcia y Cartagena y el Grupo Operativo de Respuesta de Lorca, además de los efectivos de la Inspección de Trabajo.

En esta macrorredada, además de vigilar la posible comisión de delitos, los agentes realizaron un control de infracciones administrativas, solicitando la documentación a los clientes y trabajadores que se hallaban en ese momento en la discoteca. Además, los investigadores pusieron el énfasis también en aspectos reglamentarios y administrativos de obligado cumplimiento para el establecimiento, como la normativa de seguridad privada, legislación laboral, presencia y venta de alcohol a menores, el aforo, ruidos...

En esta redada policial se logró identificar a 214 personas, incluyendo trabajadores. En el local se hallaban 48 personas indocumentadas, doce menores -de los que se encargó la Policía Local de Lorca-, doce extranjeros en situación ilegal -a los que se les ha detenido y tramitado su correspondiente expediente de expulsión- y cuatro trabajadores sin contrato ni alta en la Seguridad Social. En ese momento se extendieron varias actas administrativas para la correspondiente sanción.

La operación finalizó este miércoles con la detención de la dueña de la discoteca, una mujer de nacionalidad española y 51 años de edad, por un supuesto delito contra los derechos de los trabajadores.