Los incumplimientos flagrantes del Ministerio

Un experto se pregunta cuándo estará conectada Cartagena, y recalca que viajar por tren a la Región se ha convertido «en una misión imposible»

MANUEL BUITRAGO

Francisco García Calvo, experto en ferrocarriles, denunció los continuos incumplimientos del Gobierno central para la llegada del AVE a la Región, y puso de relieve los cuellos de botella y las numerosas obras que aún quedan pendientes, más los problemas que se avecinan. Calificó de «misión imposible» viajar por tren, a la vez que expuso el historial de incumplimientos de las distintas administraciones desde que se firmó el Pacto del AVE de Levante en enero de 2001, precisamente en la sede del Gobierno murciano. Los años 2014, 2015 y 2016 fueron frustrantes para la conexión a la red de alta velocidad. Confió en que en este ejercicio llegue el tren a Murcia aunque sea en superficie y por una vía provisional.

En su exposición ante los cientos de empresarios que abarrotaron el Salón Promenade, lanzó una sucesión de interrogantes en torno a la conexión de Cartagena y Lorca. Subrayó la importancia estratégica del Puerto de Cartagena -y la posible ampliación en El Gorguel- , así como de las zonas de actividad logística. Advirtió de los inconvenientes que pueden sufrir los viajeros del servicio de cercanías entre Murcia y Alicante, al señalar que probablemente tendrán que hacer trasbordos en Albatera tal y como está configurada ahora la línea, como se ha venido publicando. Otro obstáculo palpable es la falta de conexión con Almería y la solución que le quiere dar el Ministerio con una sola vía.

García Calvo comentó que no cabía hablar de la 'parte sur del Corredor', en referencia a la Región de Murcia y Almería, ya que el acto empresarial ha servido para visualizar la solidaridad entre todas las regiones del Arco Mediterráneo. Ello no obvia que las obras vayan más adelantadas a partir de Monforte del Cid y el nudo de La Encina, aunque sea con lentitud e insuficientes. Comentó que si no se consolida una red logística adecuada antes del año 2020, la economía del Mediterráneo puede perder competitividad.